¿Van hacia atrás? ¿Están desorganizados?

¿Quieren hablar de la adopción constantemente?

¿Parece que necesiten escuchar todo el día que los queremos?

¿Vuelven a tener  o tienen picos de rabia y desregulación desmesurada?

Todo es parte del proceso de adaptación que comporta el confinamiento. El sistema de defensa y de regulación están activados reajustándose a la nueva realidad.

¡No te pierdas el vídeo!

El confinamiento como consecuencia de la covid-19 ha supuesto un cambio en nuestras rutinas, costumbres sociales y relaciones. Hemos vivido emociones intensas de nerviosismo, irritabilidad y tensión, y nos hemos visto obligados a reinventarnos y readaptarnos, poniendo en marcha todos nuestros recursos personales.

Esta situación que vivimos nos afecta a todos y a todas de una manera u otra, pero querría hacer una reflexión sobre lo que está pasando en las familias con niños, niñas y adolescentes adoptados y acogidos. Son menores que por su propia historia ya han vivido situaciones de aislamiento emocional y con experiencias de maltrato (sea físico, emocional o por negligencia). Sabemos que estas experiencias traumáticas quedan registradas en la memoria y hacen que el niño viva las relaciones como inseguras, puesto que los sistemas de defensa estuvieron muy activados en las primeras etapas infantiles y, por lo tanto, han generado una hiperactivación de las respuestas defensivas. Por todo esto, hablamos de la importancia sobre la teoría del apego y sus tipologías (descritas por Bowlby). Esta inseguridad en las relaciones de la que hablábamos y esta percepción de desconfianza hacia los otros genera mucha ansiedad en los niños y niñas. Les cuesta mucho confiar y sentirse seguros con los demás y acostumbran a estar en alerta. En algunas ocasiones, la ansiedad la mostrarán buscando constantemente el contacto y la atención de los adultos referentes, convirtiéndose en muy demandantes y dependientes para asegurarse así la presencia del otro. Sería la constante necesidad de asegurarse que los queremos. Esto dificulta la convivencia a menudo, puesto que es difícil potenciar la autonomía en ellos y ellas. Otras veces, la ansiedad la manifestarán marcando distancia con los referentes y desconectando emocionalmente, puesto que así se muestran como autosuficientes y autónomos, y tienen la falsa sensación de seguridad al ver que no necesitan los otros para estar bien. A estos niños y niñas les hará falta más espacio personal para ir ganando seguridad, a pesar de que seguirán necesitando adultos referentes que los vean y estén por ellos.

Como ya sabéis, todo esto tiene consecuencias importantes a escala estructural en nuestro cerebro y hace mucho más difícil la regulación personal. Esta es la razón por la que  hablamos de niños, niñas y adolescentes que funcionan a menudo con una edad emocional inferior que hace mucho más complicada la gestión y la regulación de las emociones, y, por supuesto, de la situación en la cual nos encontramos ahora.

El confinamiento, ¿qué ha implicado?

Estos días, muchas familias me explican diferentes realidades y querría poder reflexionar sobre cómo podemos entender mejor estos niños y niñas, y, así, ofrecerles herramientas para poder regular el desmadre de emociones que están viviendo.

Con el estado de alarma y el confinamiento la sensación de peligro está presente y los cambios estructurales de rutinas lo aumentan. Por eso, es frecuente que los niños y niñas que, como decía, tienen el sistema de defensa más activado, hayan podido revivir la sensación de malestar y de inseguridad. La gran diferencia es que en esta situación en la cual vivimos habrá unos referentes competentes que les podrán ofrecer seguridad y bienestar, haciendo así que registren a nivel cerebral estos nuevos modelos de funcionamiento y de experiencias de seguridad. El hecho que los niños vivan la percepción del tiempo de manera diferente a los adultos hace que este meses sean vividos como periodos mucho más largos, y ofrecen así la oportunidad de instaurar recursos y experiencias de seguridad y resiliencia durante todo este periodo.

Una de las cosas positivas del confinamiento es la oportunidad de reforzar y potenciar la vinculación afectiva con los niños y niñas. Nos encontramos en una situación dónde, de repente, la familia se encuentra en la misma casa, en un espacio compartido 24 h. Esto ha generado que la seguridad en la relación con los referentes se haya fortalecido. Muchas familias me han podido explicar como se ha reforzado el concepto familia o como se han dado con más frecuencia preguntas sobre la adopción, especialmente en los más pequeños. Pero, está claro, esta seguridad también ha comportado en algunas ocasiones ciertas regresiones para asegurar aquello que tanto necesitan, como es un aumento de las demandas confirmatorias como “¿Me quieres?”, miedos para ir a dormir, ciertas demandas de atención en aspectos evolutivos ya logrados, como los deberes por ejemplo. Todo esto es normal y es muy positivo. Esta nueva situación ha hecho que podamos permitirnos espacio y tiempo compartido para afianzar la vinculación.

Cierto es que muchas familias también me explicáis que el teletrabajo ha hecho que no podáis dedicarles todo el tiempo que querríais. Aun así, solo compartiendo tantas horas en un espacio compartido, haciendo más o menos actividades conjuntamente, es una oportunidad para ganar esta seguridad y potenciar las relaciones de vinculación.

Soy consciente que no todo ha sido fácil ni bonito. A pesar de que esta oportunidad de compartir espacio y tiempo es muy positiva por los aspectos mencionados, esta situación también ha llevado una desestructuración en las rutinas y en el día a día. Esto ha generado que sean mucho más visibles las dificultades de los niños, niñas y adolescentes. Cómo decía antes, las carencias en las primeras etapas de la infancia generan consecuencias estructurales en el cerebro, haciendo que áreas como las funciones ejecutivas tarden más a desarrollarse. Por eso, en muchas ocasiones, vemos niños y niñas adoptados y acogidos que presentan sintomatología similar al trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o inmadurez en los aprendizajes a nivel general. El confinamiento ha hecho que perdemos la estructura que teníamos y que tan bien nos va, y ha hecho que se agraven aspectos como la distracción, concentración, olvidos de cosas necesarias, dificultad para planificar o realizar tareas escolares, aumento de las interrupciones, dificultad para acabar una tarea antes de empezar la otra, incluso conductas inapropiadas o regresivas. Hablaremos de como gestionar todo esto.

¿Cómo trabajar la pérdida de rutinas y la disposición hacia el aprendizaje? Como reforzar la atención, la concentración, las funciones ejecutivas?

Con muchas de las familias que acompaño he podido hablar estos días sobre reforzar los aspectos de regulación emocional, el trabajo en la organización y planificación y en las funciones ejecutivas.

1. Expectativas. No podemos llevar el ritmo de la escuela y tampoco mantener la motivación que desde el entorno escolar y social ofrecen a nuestros niños y niñas. Tampoco podemos ofrecer nosotros el mismo, no solo porque no somos maestros sino porque en muchas familias los referentes están teletrabajando. Tampoco podemos exigir que tengan ganas y disfruten de hacer las tareas. Solo podemos pedir que se esfuercen a hacerlo el mejor que puedan. No estamos de vacaciones. Por lo tanto, es importante recordarnos todos y todas que «lo haremos el mejor que podamos».

2. La regulación emocional. Cómo decíamos, esta situación nos ha comportado emociones de incertidumbre, nerviosismo o tensión, y en los niños hemos visto como esta desazón iba tirando subidas y bajadas. Entender la situación y poner de nuestra parte es imprescindible para una buena convivencia. En los más pequeños, utilizar técnicas como el semáforo puede ayudar a hacerlos conscientes de cuando están verdes (tranquilos), amarillos (alterados) o rojos (muy alterados). «Te veo en amarillo, ahora paramos y basura algo para poder estar en verde de nuevo para poder continuar» o «te veo en rojo, suelta la rabia y después, cuando estés más tranquilo, ya hablaremos». Ayudadlos a buscar los recursos que les permitan regular: estar solo un rato, saltar, correr, dar golpes a una almohada… Con los más mayores, plantear espacios por no entrar en discusiones verbales puede ayudar. También les irá bien un poco de ayuda en la busqueda de recursos para tranquilizarse.

3. Horarios. Los calendarios pueden ayudar a generar una nueva estructura.

Hora de despertarse, almorzar e higiene personal: Intentad que sea una hora próxima a la hora de antes.
Mañanas de trabajo: Preparad un espacio para poder trabajar sin distracciones y planificad el trabajo a hacer.
Ocio: ejercicio, hablar con los amigos, hacer cosas que nos gusten, jugar… Es importante poner límites en cuanto al tiempo dedicado al móvil y los videojuegos, especialmente a por la noche. En los anexos encontrarés más información sobre cómo poner estos límites.
Dormir: Marcad una hora para ir a dormir y mirad de no permitir el móvil y los videojuegos hasta la hora de ir a la cama. Es importante descansar de pantallas antes de dormir.

4. Acompañamiento en las tareas escolares. Muchas familias me habéis comentado como el confinamiento ha ofrecido la oportunidad de ver realmente como trabajan y aprenden vuestros hijos e hijas. Es importante dejar fuera los “debería” (“tendría que hacerlo sol/a”) y ponerse con él o ella para que vayamos consiguiendo los resultados que queremos. Estos resultados no van dirigidos a contenidos, sino a que aprendan herramientas y como estructurar las tareas a la hora de hacer los trabajos, como por ejemplo el uso de las autoinstrucciones escritas. Tenéis más información sobre ello en el anexo.

Primero, realizad un listado de los trabajos a hacer. Después las organizamos en el horario que tenemos para hacer trabajos. Una vez planificada la mañana de trabajos escolares, junto con las clases que algunos tengan, iremos ofreciendo autonomía a medida que veamos que van respondiendo.

Primero, leeremos con ellos la tarea a realizar. Una vez entendida, dejaremos que la hagan solos y podremos repasarla después. Si todavía requieren más acompañamiento, ofreceremos autoinstrucciones que los ayuden a entender el mecanismo y la estructura de la tarea.
Sé que queréis hijos e hijas autónomas dedicad tiempo a enseñarles a serlo.

5. ¡Pánico! No sé qué hacer…
A menudo nos encontraremos que no saben qué hacer y que pueden estar dando vueltas sin rumbo o pueden estar persiguiéndonos por la casa. Aprender a elegir es un aprendizaje más. Hacer un listado de actividades que les gusten (ejercicio físico, series, lectura, juegos solos, juegos en familia, trabajos manuales…) y ponedlo donde tengan un acceso fácil puede ayudar a hacer que aligeramos los momentos de aburrimiento. Enseñadles a elegir. Si les cuesta, empezad vosotros eligiendo dos cosas de la lista.

Y sobre todo, hay que tener dosis extra de paciencia. Habrá que revisar en qué puntos nos encontramos toda la familia. Parad y explicad que vosotros también estáis nerviosos. Sed modelos de como gestionar las emociones.

¿Cómo enfocar la gestión de los límites en situación de confinamiento?¿ hay que cambiar algo? ¿tenemos que ser más permisivos?

Es una situación nueva para todo el mundo y tenemos que ser flexibles en cosas. No podemos llevar el día como cuando íbamos a la escuela, puesto que no es así. Habrá una estructura nueva que tendremos que consolidar y co-construir. Llegad a acuerdos en aspectos como el uso de las tecnologías, horarios de ir a dormir… Pero siempre desde la coherencia y consistencia. Si se acuerda jugar a un videojuego/uso del móvil hasta una hora (entendiendo que habéis estado más flexibles que durante la rutina habitual), serán ellos/se las que tendrían que ser capaces de apagarlo cuando es la hora. Lo sé, puede parecer utópico en algunos casos, pero es el aprendizaje que queremos transmitir. Si no se cumple, quiere decir que no están preparados y al día siguiente no podrán tenerlo o jugar hasta tan tarde.
Seguiremos así hasta que regulen para aprender a parar. Con esto quiero decir que los límites de respeto o de regulación tienen que ser cómo hasta ahora. Evitad caer en el error de permitir ciertas conductas que nunca han sido permitidas y, por lo tanto, las consecuencias continuarán siendo las mismas también. Debemos ser firmes, coherentes y consistentes, manteniendo una comunicación positiva. Dentro de las limitaciones de la situación que vivimos, intentad mantener las rutinas.

¿Cómo afrontar la crisis de seguridad por parte de los niños, su elevada percepción de los riesgos?

La base recae en la comunicación y la psicoeducación. Para que sientan seguridad es importante que se sientan comprendidos, que expliquéis y respondáis sinceramente sus preguntas. Mirad de poneros en su piel y hacerles ver que los entendéis. Validar las emociones es importante. No los apartaremos de la realidad para evitar sufrimiento, sino que es básico para su seguridad que conozcan los riesgos y los mecanismos que pueden utilizar para afrontar la crisis de seguridad en la cual vivimos.

Anexos

La situación de emergencia sanitaria que vivimos ha hecho que desde el Espai Gut nos planteamos cuáles podrían ser las necesidades psicológicas en niños y adolescentes.

Con este cuento, queremos ofrecer herramientas para acompañar a los niños, niñas, adolescentes y adultos en la gestión de sus emociones en un momento tan difícil como el que vivimos, favoreciendo así el proceso de duelo y potenciando la resiliencia.

Lo podréis encontrar en diferentes idiomas. Gracias a todas las personas que voluntariamente han querido participar de las traducciones y las correcciones. ¡Sin vosotros esto no habría estado posible!

Esperamos que este pequeño cuento llegue a muchas familias y haga algo más fácil la situación.

-Equipo Infantojuvenil de Espai GUT-

Descargar aquí

  SITUACIÓN ACTUAL   Con el confinamiento consecuente al COVID-19 han cambiado nuestras costumbres sociales. Tanto aniversarios, como reuniones de amigos, como bodas, los estamos adaptando tecnológicamente. Esta situación anómala que vivimos ha puesto en marcha todos nuestros recursos, ya que hemos tenido de repente unos cambios sustanciales en todos los contextos de nuestra vida […]

Acompañamiento a padres y madres adoptivos

La adopción o la acogida familiar son decisiones importantes, llenas de conciencia, conocimiento, ilusión y expectativas. A pesar de la formación obtenida previamente, la experiencia nos dice que en este proceso de aprendizaje y de retos constantes, los padres y madres adoptivas están llenos de dudas y mezcla de emociones que muchas veces no pueden ser compartidos, debido a la carencia de espacios para hacerlo. Por este motivo, entendiendo el gran reto y responsabilidad que estas familias demuestran, creemos importante ofrecer espacios de comunicación y reflexión por las familias, para resolver estas dudas, ofrecer herramientas de apoyo y principalmente para ayudarlos en su tarea maravillosa, pero llena de dificultades a la que se enfrentan cada día.

 

Acompañando a padres y madres

Ser padre o madre es una de las tareas más importantes y complejas de las actividades humanas. Y la pregunta habitual es… Lo estoy haciendo bien? Tranquilo, es una pregunta normal.

Cuando una niña, un niño, irrumpe en nuestra vida, nos la vuelve del revés. Nos recoloca. Nos obliga a mirar en nuestro interior de otro modo, haciendo que la parentalidad y matentalidad sea una aventura maravillosa y a la vez un desafío constante. Cuando este niño o niña además procede de la adopción o el acogimiento, puede llevar un añadido de vivencias traumáticas que deja consecuencias que hay que conocer y afrontar. Situaciones como momentos de rabia incontrolada, frustración desmesurada, dificultad para aprender, picos de rabia sin motivo aparente, comportamiento de niño más pequeño, dificultades para mantener amigados, dificultades sociales, … son situaciones que constantemente nos preguntan los padres.

Queremos acercarnos especialmente a estos padres y madres que utilizan todos sus recursos diariament para entender a sus niños de forma que juntos entendamos algunos porqués, y desde el conocimiento podamos mirar de otro modo y actuar en consecuencia.

Objetivos

  • Ofrecer un espacio donde hablar y tratar de temas sobre la puesto adopción o acogida familiar
  • Ofrecer un espacio donde exponer dudas y preocupaciones personales como padres, para aprender a gestionar mejor las situaciones.
  • Capacidad de análisis de situaciones emocionalmente diversas en las que se pueden encontrar los menores.
  • Entender la diversidad, funcionamiento, y consecuencias de la historia personal de cada niño.
  • Ofrecer herramientas por tal detectar situaciones de estrés emocional y para gestionar las situaciones consecuentes en este estado.
  • Potenciar recursos para promover la resiliencia.
  • Promover los buenos tratos hacia el niño desde la comprensión del mundo interno de los niños, de las carencias vividas y desde el acompañamiento de sus propios recursos.

Metodología

Queremos ofrecer un espacio por las familias para compartir las preocupaciones, angustias y recursos en relación a temas sobre la puesto adopción o acogida familiar. Se utilizará una combinación de trabajo de casos personales de las familias presentes, explicación de conceptos y conocimientos teóricos. Se ofrece a la vez material de consulta por las familias.

En todo momento se pretende que los conocimientos que se transmitan y los aspectos que se trabajen resulten significativos por las familias. Por esta razón la metodología está presentada como taller, donde las familias trabajarán sobre sus propios casos y juntos compartiremos los recursos y aprendizajes obtenidos.

Se ofrecen tres talleres donde hablaremos de los momentos claves de la post-adopción y de la post- acogida.

 

Taller 1: Regulación emocional. Gestión de las emociones.

Las dificultades principales vienen a menudo relacionadas con la carencia de la gestión emocional. Por este motivo, la formación en regulación emocional, es decir, entender el que pasa en el momento de explosión, es básico por un buen desarrollo del niño. Los adultos a menudo no entendemos el que pasa cuando un niño se desregula, el que hace que respondamos desde la propia experiencia y no desde la necesidad del niño. Ofrecer herramientas para conectar con el mundo interno del niño es un recurso indispensable por la buena evolución del menor.

  1. Neurodesarrollo infantil
  2. Teoría del Vínculo y las tipologías de vínculo
  3. Consecuencias al desarrollo en los casos de vínculo inseguro o desorganizado
  4. Dificultad en el auto-regulación
  5. Respondidas del cerebro adulto
  6. Auto análisis de situaciones donde nos vemos con dificultados
  7. Aspectos a trabajar como padres. Competencias parentales.
  8. Cómo podemos ayudar como padres/tutores/adultos

Taller 2: Escuela y adopción

Una de las batallas importantes por muchos padres es con los entornos escolares. La carencia de información que se tiene a la sociedad en relación a los trastornos del vínculo y a los procesos adoptivos dificultan a menudo que los niños tengan las necesidades por el aprendizaje cubiertas. Por esta razón se ofrece un espacio donde dar a conocer las herramientas que existen y ofrecer otros recursos que pueden ser de utilidad. A una de las sesiones invitaremos a #maestro por sí quieren añadirse y conocer más sobre la adopción y la acogida.

  1. Resumen de las tipologías del vínculo y de las consecuencias al desarrollo.
  2. Asincronía en el desarrollo.
  3. Temperamento
  4. Resiliencia y tutores de resiliencia
  5. Sistema educativo
  6. Aprendizaje
  7. Funciones ejecutivas
  8. Recursos como escuela
  9. Recursos como maestros
  10. Recursos como padres

Taller 3: Adolescencia y adopción

La adolescencia es una etapa de transición psicológica y social donde el adolescente mujer a la identidad adulta. Esta transición añade en los menores adoptados o acogidos un añadido importante que la convierte en una etapa de crisis y de miedo. Se disparan las defensas y puede llegar a ser una lucha extrema dependiendo el daño que sufrió el menor en su primera infancia. Por este motivo, los padres necesitan muchas herramientas para acompañar a sus hijos y ofrecerles la máxima seguridad posible.

  1. Mitos sobre la adolescencia
  2. El cerebro adolescente
  3. El miedo. Cómo afecta al cerebro adolescente
  4. Crisis en la busca de identidad
  5. Asincronía en el desarrollo. Mentiras, Robos y sexualidad.
  6. Aspectos a trabajar como padres. Competencias parentales.
  7. Fomentar confianza en los adolescentes

 

Ya llevamos 3 ediciones con muy buenas experiencias y el primer trimestre de 2020 organizamos la cuarta edición.

Organiza:
afne

Con el apoyo de:

institut-catala-acolliment-adopcio

Más info: www.afne.org

nlpsicologia-vinculo-y-adobcion

¿Por qué mi hijo/a adoptado/a…?

  • ¿Tiene momentos de tanta rabia que no los puede controlar?
  • ¿Se frustra tan rápido?
  • ¿En algunos momentos parece más pequeño de la edad que tiene o a veces, en cambio,parece más mayor?
  • ¿Después de tantos años con nosotros sigue teniendo miedo?
  • ¿Le cuesta demostrarnos que nos quiere?
  • ¿Quiere gustar a todo el mundo?
  • ¿Le cuesta tanto hacernos caso?

Estas son preguntas que muchos de los padres adoptivos y profesionales que trabajamos con la adopción nos hacemos. Por un momento deberíamos dejar a un lado las gafas con las que miramos siempre, ¿es hiperactivo?, ¿me toma el pelo y no me hace caso?, ¿no le gusta que le abracen?, ¿quiere que le abrace todo el rato?…

Para poder entender el mundo interno de estos niños y así, ofrecerles la ayuda que ellos precisan, es necesario cambiar esas gafas por otras que busquen entender su historia, su desarrollo, sus primeras relaciones afectivas de apego, ya que es esto es lo que modulará su desarrollo y sus relaciones futuras

”El vínculo es la predisposición biológica de buscar y mantener la proximidad del cuidador, especialmente en situaciones de peligro, para así asegurar la supervivencia.”
Barudy

Cuando un niño nace en un entorno que le ofrece un contexto bien tratante y seguro, parte de unos referentes competentes que ofrecen respuestas coherentes y consistentes a sus necesidades. Esto significa que el niño puede ir regulando sus necesidades, ya que hay un adulto al que está apegado que le protege y le ofrece lo que necesita. Así aprendemos que cuando tengo hambre y lloro mi mamá o papá me darán lo necesario para que esa molestia pase. Esto me permite estar tranquilo y seguro, por lo que puedo dedicar mi tiempo a curiosear mi entorno y relacionarme con los que estén en él.

¿Qué ocurre cuando esto no funciona?, ¿qué pasa si lloro y no viene nadie?, ¿qué pasa si lloro y se me responden solo a veces?, ¿o si se me responde agresivamente? ¡El miedo se dispara! ya que el bebé se siente totalmente vulnerable y dependiente de unos adultos que no le pueden regular. Así entra en la desesperación de lograr estabilizarse, o bien desconectando o haciendo llamadas de socorro cada vez más elevadas. Aquí inicia la lucha de activar todos los recursos que tenga para llamar su atención, con un miedo intenso debido a la falta de seguridad, y dejando de lado la exploración del contexto y las posibles relaciones. Si esto se perpetua en estos primeros años, los cimientos del desarrollo del niño van a verse inestables, construyendo sobre ellos y haciendo que la casa se tambalee. Aquí nace el apego inseguro.

Como decíamos podríamos plantear dos extremos. En un extremo tendríamos la evitación. Esta se da cuando se utiliza la estrategia de desconexión ante la falta de respuesta o respuesta agresiva del adulto. En este caso, hablamos de que la alarma que nos avisa del peligro, de tanto intentar avisar al adulto sin éxito, se ha estropeado y se desactiva. Esto hace que los niños ante el miedo a ser abandonados, crezcan con la falsa idea de no necesitar a nadie como medida de defensa. La relación es insegura, ya que el otro no está disponible. En el otro extremo tendríamos la ansiedad ambivalente.En este caso el miedo a ser abandonado hace que las relaciones se basen en asegurar la disponibilidad del otro, siendo la demanda y comprobación constante la forma de relación. En este caso la alarma se ha estropeado y no para de sonar.

Todo esto tiene consecuencias importantes a nivel estructural en nuestro cerebro y hace mucho más difícil la regulación personal. Siegle explica esto de una manera muy sencilla. El cerebro tiene tres niveles que se van desarrollando como nuestra mano.

“La manera en que interaccionamos con nuestros hijos cuando están alterados, afecta considerablemente al desarrollo de su cerebro y, por lo tanto, al tipo de personas que son ahora y serán en el futuro”
Siegle

El cerebro inferior o cerebro reptiliano Es el más primitivo. Se encarga de los reflejos y repuestas innatas. (Tronco encefálico) En nuestra mano vendría representado por la muñeca.

El cerebro emocional Estaría en el segundo nivel siendo el encargado de procesar las emociones intentas. (Sistema límbico) En nuestra mano vendría representado por el dedo pulgar. Entre este y el primero se sitúa la alarma del peligro que hemos ido comentando anteriormente (amígdala)

El cerebro superior Se iría cerrando el puño hasta conseguir el cerebro pleno. Se encarga del pensamiento y la regulación. (Neocortex) En nuestra mano vendría representado por los dedos poco a poco más cerrados hasta que se completa el puño.

nlpsicologia-emociones-intensas

Cuando una persona se enfrenta a una emoción intensa (rabia, tristeza, miedo…) nuestro cerebro detecta el peligro y la alarma hace despertar todos los mecanismos de defensa. En ese momento está funcionando como en la figura 2. No puede pensar, no reflexiona, no está receptivo. Está con todos los mecanismos de defensa activados. Si ha tenido la suerte de nacer en un mundo seguro, habrá aprendido a ir pasado de 2 a 3 e ir regulando dicha emoción. Pero, ¿qué pasa si viene de un mundo inseguro? El paso de 2 a 3 se hace realmente difícil. No fue regulado cuando era bebé, por lo que no ha podido aprender a regularse, de hecho a veces no siquiera si es posible hacerlo.

¿Eso es que tiene problemas de hiperactividad? ¿Eso es que quiere explotar y hacer daño a otros? ¿Eso es negativismo desafiante?

¡NO! Eso es que en su desarrollo han faltado escalones clave, han faltado los aprendizajes de autorregulación; a pesar de verse expuesto al mismo número de situaciones conflictivas que los demás, incluso de más duras. Estas experiencias tan difíciles han ido haciendo que esta alarma estropeada suene por cualquier detonante mínimo que pueda tener una relación con su historia de vida, que le genere frustración o le provoque miedo al rechazo o abandono. Por lo tanto esta alarma detecta muchos más peligros de los que realmente hay y este cerebro se ve muy a menudo en posición de la imagen 2, con el el cerebro emocional hiperactivado.

afne-temperamento-vinculo-y-adopcion

En esta charla que realizamos con AFNE pudimos profundizar en estos aspectos y reflexionar sobre el desarrollo y las consecuencias de estas desventajas que sufrieron en la primera infancia en el día a día de nuestros niños y adolescentes.

Aquí podéis ver el vídeo:

nl-psicologia-conociendo-las-emociones
Sólo se puede ver correctamente con el corazón; lo esencial permanece invisible para el ojo.
 Antonine de Saint-Exupéry, El principito. 

¿Qué son las emociones?

Una emoción es un proceso que se activa cuando el organismo detecta algún peligro, amenaza o desequilibrio con el fin de poner en marcha los recursos a su alcance para controlar la situación (Fernández-Abascal y Palmero, 1999). Como explica el experto en el tema Daniel Goleman, todas las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reación automática con los que nos ha dotado la evolución. Por lo tanto, las emociones son mecanismos  propios del ser humano que nos ayudan a reaccionar con rapidez ante acontecimientos inesperados y que funcionan de manera automática.

Cada persona experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, su aprendizaje y de la situación que se esté viviendo. Esto hace que existan centenares de emociones, se entremezclen entre ellas y haya distintas variedades y matices diferentes entre todas ellas. En realidad, existen más sutilezas en la emoción que palabras para describirlas, afirma Goleman.

¿Cúales son las emociones básicas?

del-revesTodas las emociones son válidas, no hay buenas ni malas. Se pueden clasificar en positivas o negativas en función de su contribución al bienestar o malestar, pero todas ellas cumplen funciones importantes en la vida. Los expertos siguen investigando para llegar a un consenso de cúales serían las emociones básicas, pero generalmente hablamos de las siguientes:

  • ALEGRÍA: Sensación de bienestar y de seguridad que sentimos cuando conseguimos algún deseo o vemos cumplida alguna ilusión. Nos induce hacia la repetición, ya que todos deseamos reproducir aquello que nos ha hecho sentir bien.
  • TRISTEZA: Pena, soledad, pesimismo ante la pérdida de algo importante o cuando nos han decepcionado. La función de la tristeza es la de pedir ayuda y nos indica de que algo no va bien.
  • MIEDO: Anticipación de una amenaza o peligro (real o imaginario) que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad. El miedo es necesario ya que nos sirve para apartarnos de un peligro y actuar con precaución.
  • AVERSIÓN: Disgusto o asco hacia aquello que tenemos delante. Nos produce rechazo y solemos alejarnos.
  • IRA: Rabia, enfado que aparece cuando las cosas no salen como queremos o nos sentimos amenazados por algo o alguien.Es adaptativo cuando impulsa a hacer algo para resolver un problema o cambiar una situación difícil. Puede conllevar riesgos de inadaptación cuando se expresa de manera inadecuada.

inteligencia-emocial

¿Qué es la inteligencia emocional? ¿Cómo regulamos dichas emociones?

La inteligencia emocional es el proceso a través del cual los niños adquieren y aplican de manera efectiva los conocimientos, aptitudes y habilidades para entender, expresar y manejar las emociones. Dichas habilidades se van aprendiendo desde pequeños y pueden ser desarrolladas por medio del aprendizaje y la experiencia cotidiana. Los niños irán formando su madurez emocional a medida que los adultos les enseñen en casa o escuela e irán desarrollándose hasta llegar a ser adultos capaces de autoconocerse, autoregularse, tener consciencia social y tomar decisiones teniendo en cuenta las emociones propias y agenas. Pero esto no es tarea fácil; Para llegar al autoconocimiento y autoregulación iremos haciendo pequeños pasos e iremos  desarrollando distintas habilidades.

Identificación emocional:

Para trabajar con las emociones es imprescindible primero conocerlas, ofrecer vocabulario y trabajar sobre ello.

Percepción y reconocimiento emocional

:
A través de estados y sensaciones fisiológicas y cognitivas podemos percibir qué emociones estamos sintiendo y cómo nuestro cuerpo nos lo indica.

mapa-de-las-percepciones

Expresión emocional:

Implica la capacidad para expresar adecuadamente los sentimientos y las necesidades asociadas a los mismos en el momento oportuno y del modo correcto.

Comprensión emocional:

Incluye no solo percibirlas y comprenderlas sino también reconocer las causas que las generan y las consecuencias futuras de las acciones que realizamos.

Regulación emocional:

Es la capacidad de modular emociones, pensamientos y comportamientos de manera efectiva en diferentes situaciones como la gestión del estrés, la frustración y rabia, el control de impulsos, la automotivación y la capacidad de establecer y trabajar metas personales (esfuerzo).

¿Por qué también es una cuestión de la escuela?

Las habilidades socioemocionales son las habilidades esenciales para el éxito en la escuela, el trabajo y en la vida. El aprendizaje socio emocional se centra conectando el cuerpo y la mente, reduciendo la tensión emocional y permitiendo que los niños estén abiertos a nuevos contenidos. Si queremos que los niños sean exitosos en sus aprendizajes y en su desarrollo personal debemos tener en cuenta que necesitan nuestro acomptañamiento y dedicación para enseñarles las habilidades y competencias básicas de la inteligencia emocional:

  1. Autoconocimiento: Es la capacidad de comprender y reconocer las emociones, así como las sensaciones fisiológicas y cognitivas que ellas conllevan e incluye el reconocimiento de las causas que las generan y las consecuencias futuras de nuestras acciones.
  2. Autoregulación: Es la capacidad de gestionar las emociones, pensamientos y comportamientos  que se nos presentan en las diferentes situaciones. Siendo concientes de ellos y modulándolos con nuestros recursos.
  3. Competencia social y empatía: Es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y empatizar con otras personas de diversos orígenes, culturas o realidades siendo capaz de comprender y respetar las vivencias internas del otro.
  4. Habilidades sociales: Son las habilidades que permiten establecer y mantener relaciones positivas con los otros.
  5. Toma de decisiones responsables: Es la capacidad de tomar decisiones constructivas y respetuosas sobre el comportamiento personal y la interacción social buscado el bienestar de sí mismo y de los demás.

¿Quieres saber más?

Las cinco claves de la educación emocional 

Proximamente seguiremos profundizando en la inteligencia emocional y la necesidad de su desarrollo para el aprendizaje y crecimiento pleno.

vieojuegos

El diseño de muchos videojuegos hace que su uso sea tremendamente divertido y estimulante para mayores y pequeños, y por ello, tienen un alto poder adictivo. Es por esta razón, que no debemos permitir que monopolicen el tiempo de ocio. Un exceso de tiempo dedicado a los videojuegos puede acarrear problemas de distintas índoles, desde dolencias físicas, como dolores de espalda y molestias en la cabeza, a problemas en el rendimiento escolar, pérdida de vida social o problemas familiares.

Tipos de videojuegos

  • ACCIÓN Call of Duty, Grand Theft Auto… (+18).
  • CARRERAS: Need for Speed, F1…
  • ESTRATEGIA: Command & Conquer…
  • AVENTURA: Monkey Island, Sherlock Holmes o Tomb Raider…
  • DEPORTE: Pro Evolution Soccer, NBA…
  • SIMULACIÓN: Los Sims…
  • RITMO Y BAILE: Singstar…
  • EDUCATIVOS: Brain Training…

pautas de buen uso

Para evitar estos problemas es importante concienciar a padres y adolescentes de la importancia de hacer un buen uso de ellos. A continuación se porponen las pautas de Carbonell y col. , haciendo referencia a los aspectos relevantes a tener en cuenta en cuanto al uso de los videojuegos.

El espacio de juego es fundamental, ya que hay una gran diferencia entre jugar aislado en una habitación, que en el lugar común. Es por esta razón que se recomienda ubicar la consola u ordenador en un espacio común de la casa, permitiendo de esta manera estar al corriente del juego. Esto brinda una oportunidad para aproximarse a los intereses y juegos de los jóvenes.

Por otro lado, la duración del juego es otro aspecto que preocupa y debe gestionarse adecuadamente. Sin olvidar que ellos pueden perder la noción del tiempo al estar inmersos en el juego, debe pactarse de antemano el tiempo permitido y los horarios posibles de juego. La reflexión del tiempo dedicado también es aconsejable, ya que como decía, no son conscientes de la realidad. De igual manera, debe dejarse claro cuando NO está permitido jugar y ser autoritario en los límites. Otro aspecto fundamental es tener en cuenta las horas necesarias de descanso y de estudio, y ser observador en los momentos que más necesita del juego. Como juego debe ser un momento de ocio y de relajación, no de evitación para enfrentarse a situaciones.

Ser partícipes de los juegos también se aconseja como medida de acercamiento a los jóvenes. No solo podemos compartir más si se conoce el juego que les gusta, sino que es una manera de promover juegos que consideremos más adecuados a la edad o que tengan la opción de juego compartido. Para ello es necesario que nos informemos del código PEGI que comentaremos más adelante. Ofrecer espacios donde pueden jugar con amigos o con la familia ofrecerá momentos donde se compartan emociones y vivencias en relación al juego y eso permite acercarse más al adolescente.

Por último, debemos tener en cuenta el cómo se juega. Promover la capacidad para gestionar su autonomía y acceso al juego, respetando que cada actividad tiene un momento y lugar permitirá que se desarrolle la capacidad de autocontrol.

Mensaje para padres

  1. Conoce las normas PEGI para elegir junto a tus hijos los juegos que les gusten y se adecuen a sus intereses y nivel evolutivo.
  2. Muestra interés por los videojuegos, juega con ellos y conoce qué es lo que les gusta.
  3. Enseña a tus hijos a controlar el tiempo que dedican a esta actividad. Utiliza temporizadores externos.
  4. Marca límites claros de cuando NO pueden hacer uso de los videojuegos.
  5. Potencia alternativas de ocio a parte de los videojuegos.
  6. No es recomendable usar las consolas como recompensa o castigo, ya que les otorga más valor.
  7. Si observas que tu hijo se pone nervioso o agresivo con el juego debes hacerle parar o descansar.
  8. Explicarle los riegos que puede haber es siempre fundamental para el uso adecuado.
  9. Potencia que sus obligaciones y horas de descanso no se vean perjudicadas por el juego.
  10. Activa los controles parentales  de las videoconsolas de última generación.

Controles y regulación

En relación al contenido en Europa se ha creado un método de regulación de videojuegos, el código PEGI, cuyo objetivo es proporcionar información sobre los contenidos y las edades recomendadas de uso. Este código ofrece una primera información sobre la edad recomendada (siguiendo las categorías: 3, 7, 12, 16 y 18) indicando la edad a partir de la cual es recomendado su uso. El segundo símbolo hace referencia al contenido, en el que se distinguen los siguientes descriptores:

  • Lenguaje soez: el juego contiene palabras mal sonantes
  • Discriminación: el juego contiene material o representaciones discriminatorias.
  • Drogas: el juego hace referencia o muestra el uso de drogas
  • Miedo: el juego puede asustar o provocar miedo a los niños y niñas
  • Juego: en el propio juego se fomentan los juegos al azar y apuestas
  • Sexo: el juego contiene representaciones de desnudez y/o comentarios sexuales o referencias sexuales
  • Violencia: el juego contiene representaciones violentas
  • En línea: el juego puede jugarse online.

pegi_ratings_system

Entertainment-Software-Rating-Board-(ESRB)Para los juegos que necesitan de conexión a internet se ha creado una regulación específica PEGI Online y también podemos encontrarnos con juegos a través de webs donde veamos el código PEGI OK, que significa que no incluye ningún contenido potencialmente inapropiado.

Los juegos realizados en América tienen su propio sistema de clasificación, Entertainment Software Rating Board (ESRB). La primera información hace referencia a la edad (Todos, mayores de 10, adolescentes, mayores de 17, mayores de 18,  adultos), la segunda hace referencia al contenido, y por último menciona el nivel de interacción del juego. 

Mensaje para adolescentes

  1. Conoce la clasificación PEGI y respétala.
  2. Procura ser coherente en la elección de tus videojuegos según intereses y gustos.
  3. Antes de empezar decide el tiempo que vas a jugar .
  4. Planifica tu tiempo de estudio y tiempo libre para que sean compatibles con el tiempo de juego.
  5. Prioriza los juegos multi-jugador.
  6. Si estás cansado, enfadado o no has dormido bien, no es el mejor momento para jugar, busca algo más relajante.
  7. Si juegas online con jugadores desconocidos recuerda los riesgos

Y si pienso que tengo un problema… ¿qué hago? Debemos estar atentos a las señales de alarma y en caso de duda acudir a un especialista.

Tríptico de buenas prácticas en el uso de videojuegos.

adolescente-usando-movil

Debido a que el móvil es una herramienta que se lleva de manera constante encima, y su uso depende de la propia decisión de uno mismo, es complicado que el adulto pueda mediar o compartir el uso del adolescente con el teléfono. Esto provoca que muchos adolescentes (y adultos) no se separen del móvil. El estudio de “Actividades y usos de las TIC entre chicos y chicas de Andalucía” (2010) presentó datos que indicaban que el uso diario de chicos y chicas de 9 a 16 años se daba en un 82,7% (Más de tres horas al día 20,5%, entre 1 y 3 horas al día 17,1% y menos de 1 hora al día 45,1%). Estos datos han ido en aumento, y también han aparecido diferentes problemas derivados del mal uso de esta herramienta. El más común está relacionado con las horas de sueño. La mayoría de los jóvenes se acuestan con el teléfono esperando que contesten a través de mensajerías instantáneas, retrasando la hora de dormir y alterando el ritmo de descanso.

Pautas para el buen uso

A continuación se proponen unas pautas de uso  recogidas por Carbonell y colaboradores.

Comprar el móvil en el momento evolutivo adecuado es esencial para que los menores estén preparados para hacer un buen uso. Hoy en día se ha convertido en algo habitual regalar el móvil por la primera comunión o por el paso de primaria a secundaria. Pero no debemos olvidar, que un móvil antes de tiempo es favorecer el uso inadecuado, pero demasiado tarde es limitar la socialización del adolescente.Es recomendable así, adecuarse al grupo de amigos y a su desarrollo madurativo. De todas formas, lo más importante es enseñar  valores y ofrecer un acompañamiento en el aprendizaje de los hijos.

Una madre le regala un iPhone a su hijo de trece años y le pone 18 condicionesLos mejores regalos tienen condiciones, aunque la madre de Greg se ha pasado un poco, o no. Junto al teléfono, le han dado una carta en la que se detalla cómo debe usar el aparato.

Asumir la responsabilidad de los gastos también resulta complicado pero fundamental para fomentar la pedagogía del esfuerzo. Se puede aprovechar el momento para pactar pagas semanales, gasto mensual realista o buscar tareas alternativas a cambio del gasto correspondiente.

De todas maneras, a pesar de que el gasto es un aspecto importante, la educación para autorregular el placer inmediato es básica para capacitar la tolerancia a la espera. Para ello también son necesarios los límites, y más si nos referimos a la personalización o el tiempo de uso. En el primer caso hago referencia a la necesidad del adolescente a identificarse a través del móvil (igual que hacen con la ropa, peinado…). Es parte de la adolescencia crear una identidad y el móvil se ha convertido en una herramienta para ello también, por lo que debe ir acompañada de unos límites. En relación al uso,  debido a que  la noción del tiempo puede perderse al estar inmerso en la comunicación, es necesario pactar el tiempo  y adaptar límites claros. Asimismo, el adolescente debe tener claro dónde NO puede utilizar el móvil. Deberemos transmitir y cumplir límites claros, desde el respeto.

La edad y el género también son factores que cambiaran las pautas que utilicemos. Debemos tener en cuenta que en edades más primeras, el móvil interesa más en relación a los juegos, música, fotos… pero a medida que avanza la adolescencia se convierte en uno de las principales herramientas de comunicación. Otro aspecto a considerar es que el uso del móvil difiere en función del género. Para las chicas será más relevante el aspecto de comunicación y establecer redes sociales, mientras que para los chicos la relevancia serán los juegos y otras aplicaciones. Es por ello que debemos adaptar los límites y pautas según estas diferencias.

Mensajes para los padres

  • Observa a tu hijo en su uso del móvil para poder valorar si hace un uso excesivo o no.
  • Enséñale a utilizarlo como una herramienta de comunicación más, no la única.
  • Pon un límite de gasto mensual y de tiempo de uso. Páctalo con ellos.
  • Haz que se responsabilice del gasto del móvil.
  • No le permitas superar los límites de tiempo y dinero establecidos.
  • Exígele que apague el móvil cuando NO lo necesite.
  • Indícales los riegos, evitando que den direcciones, o teléfonos que puedan identificarlos.
  • Crea ambiente de respeto y deja claro donde NO debe utilizarse el móvil.
  • No olvides cumplir tu también las pautas que exiges que tus hijos cumplan.
  • Utiliza los sistemas de control parental y las aplicaciones que tienes al alcance.
  • No permitas que el móvil te separe de tus hijos por ser un instrumento desconocido para ti, infórmate y comunícate con ellos.

Controles parentales

Recientemente las operadoras de telefonía móvil han puesto a disposición de los padres herramientas de control y prevención de situaciones conflictivas, tales como localizadores para saber dónde se encuentra el menor, servicios de cobro revertido para que pueda llamar sin tener saldo, mecanismos de restricción de llamadas y mensajes, y servicios de filtrado y restricción de contenidos de internet. Para conocerlos consiste en ponerse en contacto con el operador. Un ejemplo es Vodafone que ha sacado una aplicación llamada “Safety Net” que permite controlar y personalizar las funciones de los smartpnones Android. Otras aplicaciones como el “Perfil-joven” o “Filtro off-net” bloquean contenidos no recomendados para menores de 18 años.  A continuación se añade
una lista de aplicaciones que los propios Androids ofrecen para el control parental.

  • Kids Zone App Lock: Limita el uso de las llamadas y envío/recepción de mensajes, limita el acceso a Internet, bloquea las compras de aplicaciones en Google Play y
    restringe el uso de las opciones de configuración de Android. Por otro lado, permite decidir qué aplicaciones se pueden usar y cuáles no.
  • Kids Place: permite crear perfiles específicos para cada niño con una pantalla personalizada que mostrará las aplicaciones a las que cada perfil puede acceder. Además permite el bloqueo de Internet, Bluetooth y conexión móvil y la restricción a las compras en la tienda oficial deaplicaciones, entre otras.
  • Android Parental Control: Esta aplicación sirve para limitar el uso de determinadas aplicaciones, impedir que se desinstalen ciertas aplicaciones, abrir de forma automática una app concreta, etc.
  • Qustodio Control Parental: Esta aplicación limita el acceso a aplicaciones (versión de pago) y a determinado contenido web Puedes crear perfiles específicos para cada niño y también limitar el tiempo de uso del dispositivo. Por otro lado, cada poco tiempo recibirás un informe por correo electrónico y puedes usar los mismos perfiles en Android, Windows y OS X.
  • Screen Time: Te permite limitar el tiempo de uso para uno o varios usuarios usando distintos perfiles. Puedes configurar límites diferentes para cada día (por ejemplo entre semana y para el finde semana), y luego acceder a un historial con información sobre el tiempo de utilización del dispositivo Android.
  • Norton Family parental control: Te permite, con una versión gratuita y otra de pago más completa, limitar el tiempo de uso de un teléfono o tableta Android, restringir el contenido al que setiene acceso e incluso avisarte por medio de un correo electrónico si tu hijo ha hecho algo que no debiera.
  • Kaspersky Parental Control: Sus acciones se centran en dos aspectos: limitar el contenido we
    b y limitar las aplicaciones o juegos que se pueden abrir.
  • Control Parental Kytetime. Aporta muchísimas funciones, como el bloqueo de aplicaciones, limitaciones por horarios a ciertas aplicaciones o redes sociales, localización por GPS en el mapa, envío por correo electrónico de informes de actividad a los padres, control remoto desde el PC, etc. Sin duda parece una de las más completas y además es gratuita.

Mensajes para adolescentes

  • Utiliza el móvil solo cuando sea necesario .
  • No permitas que te aísle de las personas que te rodean.
  • Hay lugares donde el móvil debe estar apagado. Respeta las reglas.
  • Da prioridad a la persona que tienes delante antes que la que te habla por el móvil.
  • Controla lo que gastas y conoce tus tarifas. Recuerda que hay un límite cada mes .
  • No olvides que los mensajes se leen según la interpretación propia y pueden llevar a malentendidos.
  • No permitas que te graben o fotografíen.
  • No envíes fotografías que podrían comprometerte.
  • No des información a través del móvil que pueda identificarte .
  • No lo conviertas en la única vía de comunicación.

Y si pienso que tengo un problema… ¿Qué hago?
Debemos estar atentos a las señales de alarma y en caso de duda acudir a un especialista.

Si estamos ante un problema de sexting (envío de contenidos de tipo sexual producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles)  o ciberbullying (el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales) acudir a las autoridades pertinentes explicadas.

Más información en http://www.pantallasamigas.net

Tríptico de buenas prácticas en el uso de videojuegos.

nlpsicologia-separacion

El proceso de separación es una etapa complicada. Una vez tomada la difícil decisión de separarse viene la pregunta que abruma a muchos padres… y ahora ¿cómo se lo decimos a nuestros hijos? Aquí tenéis unos consejos para ir resolviendo las dudas y temores más comunes.

Aunque pensemos que tenemos las ideas claras a veces cuando nos encontramos delante de alguien para dar una mala noticia, todas nuestras buenas ideas parece que se mezclen. Para evitarlo miraremos de tener estas ideas claras y  de ser estructurados a la hora de comunicarlo.

Transmitirles seguridad y confianza. Dar pie al diálogo y dar la confianza a que expresen y pregunten.

nlpsicologia-proceso-separacion

Conductas a evitar

  • Evitar que tengan que tomar decisiones como con quién vivir, ect. No hacerlos partícipes de las decisiones del proceso.
  • Evitar que estén presentes en discusiones o que sean ellos el centro de la discusión si ellos pueden oírlo.
  • No utilizarlos como armas, no hablarles mal de la otra persona y no culpabilizar al otro.
  • No utilizarlos como confidentes.
  • No negarles que expresen sus emociones aunque no sean de nuestro agrado.

Reacciones frecuentes

  • Sentimiento de culpa.
  • Miedos y tristeza (aunque lo nieguen).
  • Rabia, expresada muchas veces en resentimiento irritabilidad o agresividad.
  • Conductas regresivas, como mojar la cama….
  • Variaciones emocionales, baja autoestima.
  • Inseguridad, negación de la situación.
  • Empeoramiento en el rendimiento escolar, falta de concentración.
  • Problemas de sueño (despertares, intentos de dormir con los padres…).

Los más pequeños

  • Conductas regresivas (orinarse en la cama, succionar el pulgar, hablar como bebé).
  • Miedo a no ver más al padre que se va de la casa o a que el otro lo abandone.
  • Miedo a que los padres dejen de quererlo. Miedo al rechazo.
  • Enfado e irritabilidad.
  • Somatizaciones (dolores de barriga, cabeza).
  • Se sienten con frecuencia responsables del divorcio: autoacusaciones.
  • Esperan la reconciliación y frecuentemente usan una fantasía de negación.

A partir de los 9-10 años

  • Presentan confusión, desconcierto y angustia que puede hacer que estén más distantes o esquivos al principio.
  • Después aparace tristeza, rabia e irritabilidad que puede verse en aumento de peleas o incidencias en la escuela, no solamente en casa. (Peleas con compañeros, malas contestaciones, provocaciones a profesores o monitores…).
  • Somatizaciones (dolores de barriga, cabeza).
  • Se sienten muy solos.

Qué hacer ante dichas reacciones

  • Excluirlos de cualquier culpa. Normalizar el que una relación no funcione y dejarles claro que la decisión es de ambos.
  • Repetir el discurso desculpabilizador y transmitiendo estabilidad las veces que ellos demanden. Es importante porque les ayuda a ir integrando la situación.
  • Ante miedos, tristezas agresividad ect… verbalizar sus sentimientos y normalizarlos.
  • En caso de conductas destructivas o incumplimiento de normas de convivencia básicas deben ponerse límites. No permitirles cualquier cosa por el hecho de que estén en esta situación. Mantener rutinas y normas que había hasta el momento.
  • Darles la oportunidad y la confianza de que expresen y pregunten lo que quieran sobre la situación.
  • En caso de problemas en el rendimiento escolar, dar parte en el colegio.

Bibliografía:

  • Los hijos ante el divorcio de  Igualador Villar, Silvia GRUPO GESFOMEDIA.
  • Cómo explicar el divorcio a los niños: manual para adultos de Beyer, Roberta y Winchester, Kent ONIRO.
  • El divorcio explicado a los niños: Cómo ayudar a los niños a afrontar el divorcio de sus padres de Mc Gregor, Cynthia. OBELISCO.
  • El divorcio explicado a los adolescentes: Cómo ayudar a los adolescentes a afrontar el divorcio de sus padres de Mc Gregor, Cynthia. OBELISCO.
  • Cuentos para enseñar a tus hijos a entender el divorcio de VV.AA. PAIDOS IBERICA.

Otros cuentos:

  • Los fines de semana veo a papá Ed. Juventud
  • ¡Vaya lío de familia! Ed. La Galera.
  • Estoy triste, mis padres se separan Ed. Bellaterra.
  • Algo pasa en casa-El divorcio de mis padres Ed. B Ediciones.
  • ¡Ya basta! Ed. Idampa.
  • Mis padres se separan: ¿Y yo qué? Ed. Mare Nostrum.
  • La novia de papá también me quiere Ed. A Fortiori.
  • El mar a rayas Ed. A Fortiori.
  • Una historia a dos Ed. SM.
  • El niño y la bestia Ed. Picarona.
  • ¿Cuándo se irán éstos? Ed. Juventud.
  • Simón, sábado ¿Qué vamos a hacer hoy? Ed. Tusquets.
  • La niña de la maleta Ed. Almadraba.
  • Simón, mamá sale esta noche Ed. Tusquets.
nlpsicologia-internet-buen-uso

Las nuevas tecnologías y su uso avanzan de una manera apresurada convirtiendose en herramientas imprescindibles para cualquiera de nosotros. El estudio Protégeles para el Defensor del menor “Seguridad infantil y costumbres de los menores a internet” (2002) señalaba que de los niños entre 10 y 17 años, un 48% se conectaba a diario, aunque el 65% de ellos lo hacía menos de 5 horas a la semana. Unos años después, en 2010, el estudio “Actividades y usos de las TIC entre chicos y chicas de Andalucía”  apuntaba que el 82,3% de chicos y chicas de 9 a 16 años hacía un uso diario de internet (Más de tres horas al día 15,4%; Entre 1 y 3 horas al día 30,5%; Menos de 1 hora al día 36,4%). Al ser un medio que ha crecido a gran velocidad sin que dominemos su uso,  ha traido consecuencias como que se carezcan de pautas saludables de uso y falta de límites con los más jóvenes.

Pautas para el buen uso

Para que podamos ofrecer programas de prevención eficaces debemos incluir la base de información necesaria sobre el objeto, en este caso internet, pero por supuesto una educación de valores y alternativas de ocio.

  • Establece junto a tus hijos reglas consensuadas para navegar por internet.
  • Habla con tus hijos sobre sus hábitos de uso de internet.
  • Promueve una comunicación desde el respeto.
  • Preferiblemente coloca el ordenador en una zona común.
  • Procura conocer contactos y contraseñas hasta que sean mayores al menos de 16 años.
  • Navega y chatea con ellos para conocer sus hábitos y preferencias creando mayor confianza.
  • Indícales los riegos, evitando que den direcciones, o teléfonos que puedan identificarlos.
  • Fija objetivos y tiempos para navegar por internet.
  • Procura alcanzar el nivel de habilidad informática de tus hijos.
  • Utiliza los sistemas de protección disponibles, pero como complemento, no como reemplazo de supervisión de los padres .
  • Facilita la relación social cara a cara con otras personas.
  • Potencia y ofrece alternativas de ocio como deporte,lectura, cine, otras opciones culturales.

Sabemos que los jóvenes hacen un uso de internet y redes sociales principalmente para comunicarse con sus amigos y como diversión y entretenimiento. Pero existen distintas redes sociales y canales de mensajería instantánea que debemos conocer para poder dar herramientas de buen uso a los menores (Messenger, facebook, tuenti, twitter, flick, whatsapp, Line…) Es tarea de los adultos investigar y aprender a poner en marcha los filtros necesarios que permitirán un uso seguro.

Los riesgos que existen deben conocerse y explicarse también. En relación a internet, encontramos:
Contenidos nocivos, No solo los contenidos de las webs, sino que a veces a través de los programas P2P (Peer To Peer) descargamos archivos sin saber qué estamos “bajando”, y en ocasiones los archivos no corresponden con lo anunciado. A parte queda, la polémica sobre la legalidad de las descargas.
Ciberbullying, o acoso por parte de iguales. Esta clase de acoso puede darse de diversas maneras, con comentarios ofensivos en foros, mensajes amenazantes por email, mensajería, robo de contraseñas, aparición en redes de imágenes comprometidas, creación de perfiles falsos, difusión de falsos rumores…. (más información en www.pantallasamigas.net)
Grooming o acecho sexual por adultos. Se produce por adultos haciéndose pasar por adolescentes en páginas frecuentadas por menores. Se va ganando la confianza y consiguiendo datos personales hasta que comienza el chantaje, intimidación o amenazas. (más información en www.pantallasamigas.net y en www.internet-grooming.net )
Prácticas comerciales ilegales con publicidad engañosa, estafas y fraudes. La exposición a juegos de azar, casinos, apuestas… que les son prohibidas en el mundo físico pero a los que pueden acceder online.
Privacidad. Abusos en materia de solicitud y uso indebido de datos personales, contra su privacidad y su intimidad. Al publicar una imagen debemos ser conscientes de que es la forma más sencilla de proporcionar datos personales, además de que se convierte en una imagen pública.
Webcam. Aunque es una herramienta de comunicación muy útil también conlleva sus riesgos. Debemos tener en cuenta que las imágenes que se envían por la webcam pueden ser grabadas al otro lado, que pueden dar más información personal de la que nosotros queremos y que puede ser fácilmente manipulada a través de programas.

Programas de control

A continuación os propongo algunos instrumentos limitadores que existen. Son programas que se pueden instalar en el ordenador para bloquear el acceso del navegador a contenidos nocivos, limitar tiempo de conexión o registrar webs visitadas.

Algunos ejemplos de bloqueadores son:

y a modo de registro de actividad:

En relación a la webcam las recomendaciones básicas son las siguientes:

  1. Usarla únicamente con interlocutores de máxima confianza y no hacer delante de ella nada que no se haría en público.
  2. Tener presente siempre la información de contexto que la cámara puede estar transmitiendo.
  3. Mantener el equipo libre de software para evitar activaciones remotas.
  4. Girar la cámara hacia un ángulo muerto cuando no se esté usando porque de esa manera evitamos que, por un descuido o una activación remota, pueda emitir imágenes inadecuadas. Si viene integrada en el equipo, basta taparla con cinta adhesiva o similar.
  5. Si se pretende conocer la identidad del interlocutor y se intercambia con él la imagen de la webcam por unos instantes, se le debe pedir en esos momentos que realice alguna acción particular que nos garantice que no está mostrando una grabación.

¿Y si ocurre qué hago? 

Debemos estar atentos a las señales de alarma  y tener en cuenta lo siguiente: 

  • Pedir ayuda a un adulto .
  • No ceder al chantaje .
  • Limitar la capacidad de acción del acosador.
  • Analizar en qué ilegalidades ha incurrido el acosador y cuáles pueden ser probadas.
  • Buscar y recopilar las pruebas de la actividad delictiva.
  • Formular una denuncia.

Mossos d’esquadra

Contacto con la Unidad de Delitos Informáticos
internetsegura@gencat.cat

Montero, Rocha & Asociados

Contacto en Barcelona:
Antonia Rocha González
Ronda Universitat, 33 2-208007 – Barcelona
T. 93 259 91 98
M 648 70 60 62
antonia@rochagonzalez.com

Tríptico del buen uso de internet.