La situació d’emergència sanitària que vivim ha fet que des de l’Espai Gut ens plantegem quines podrien ser les necessitats psicològiques en nens i adolescents.

Amb aquest conte, volem oferir eines per a acompanyar als nens, nenes, adolescents i adults en la gestió de les seves emocions en un moment tan difícil com el que vivim, afavorint així el procés de duel i potenciant la resiliència.

Ho podreu trobar en diferents idiomes. Gràcies a totes les persones que voluntàriament han volgut participar de les traduccions i les correccions. Sense vosaltres això no hauria estat possible!

Esperem que aquest petit conte arribi a moltes famílies i faci una cosa més fàcil la situació.

-Equip Infanto juvenil d’Espai GUT

Descarregar aquí

 

Tornen enrere? Estan desorganitzats?

Volen parlar de l’adopció constantment?

Sembla que necessitin escoltar tot el dia que els estimem?

Tornen a tenir o tenen pics de ràbia i desregulació desmesurada?

Tot és part del procés d’adaptació que comporta el confinament. El sistema de defensa i de regulació estan activats reajustant-se a la realitat.

No et perdis el vídeo!

El confinament com a conseqüència de la covid-19 ha suposat un canvi en les nostres rutines, costums socials i relacions. Hem viscut emocions intenses de nerviosisme, irritabilitat i tensió, i ens hem vist obligats a reinventar-nos i readaptar-nos, posant en marxa tots els nostres recursos personals.

Aquesta situació que vivim ens afecta a tots i a totes d’una manera o una altra, però voldria fer una reflexió sobre el que està passant en les famílies amb nens, nenes i adolescents adoptats i acollits. Són infants que per la seva pròpia història ja han viscut situacions d’aïllament emocional i amb experiències de maltractament (sigui físic, emocional o per negligència). Sabem que aquestes experiències traumàtiques queden registrades a la memòria i fan que l’infant visqui les relacions com a insegures, ja que els sistemes de defensa van estar molt activats en les primeres etapes infantils i, per tant, han generat una hiperactivació de les respostes defensives. Per tot això, parlem de la importància sobre la teoria de l’aferrament (apego) i les seves tipologies (descrites per Bowlby). Aquesta inseguretat en les relacions de què parlàvem i aquesta percepció de desconfiança cap als altres genera molta ansietat en els nens i nenes. Els costa molt confiar i sentir-se segurs amb els altres, acostumen a estar en alerta. En algunes ocasions, l’ansietat la mostraran buscant constantment el contacte i l’atenció dels adults referents, convertint-se en molt demandants i dependents per assegurar-se així la presència de l’altre. Seria la constant necessitat d’assegurar-se que els estimes. Això dificulta la convivència sovint, ja que és difícil potenciar l’autonomia en ells i elles. Altres vegades, l’ansietat la manifestaran marcant distància amb els referents i desconnectant emocionalment, ja que així es mostren com a autosuficients i autònoms, i tenen la falsa sensació de seguretat en veure que no necessiten els altres per estar bé. A aquests infants els caldrà més espai personal per anar guanyant seguretat, tot i que seguiran necessitant adults referents que els vegin i estiguin per ells.

Com ja sabeu, tot això té conseqüències importants a escala estructural en el nostre cervell i fa molt més difícil la regulació personal. I fa que parlem de nens, nenes i adolescents que funcionen sovint amb una edat emocional inferior que fa molt més complicada la gestió i la regulació de les emocions, i, per descomptat, de la situació en la qual ens trobem ara.

El confinament, què ha implicat?

Aquests dies, moltes famílies m’expliquen diferents realitats i voldria poder reflexionar sobre com podem entendre millor aquests nens i nenes, i, així, oferir-los eines per poder regular el batibull d’emocions que estan vivint.

Amb l’estat d’alarma i el confinament la sensació de perill és present i els canvis estructurals de rutines l’augmenten. Per això, és freqüent que els nens i nenes que, com deia, tenen el sistema de defensa més activat, hagin pogut reviure la sensació de malestar i d’inseguretat. La gran diferència és que en aquesta situació en la qual vivim hi haurà uns referents competents que els podran oferir seguretat i benestar, fent així que registrin a nivell cerebral aquests nous models de funcionament i d’experiències de seguretat. El fet que els infants visquin la percepció del temps de manera diferent als adults fa que aquest mesos siguin viscuts com a períodes molt més llargs, i ofereixen així l’oportunitat d’instaurar recusos i experiències de seguretat i resiliència durant tot aquest període.

Una de les coses positives del confinament és l’oportunitat de reforçar i potenciar la vinculació afectiva amb els nens i nenes. Ens trobem en una situació on, de sobte, la família es troba a la mateixa casa, en un espai compartit 24 h. Això ha generat que la seguretat en la relació amb els referents s’hagi enfortit. Moltes famílies m’han pogut explicar com s’ha reforçat el concepte família o com s’han donat amb més freqüència preguntes sobre l’adopció, especialment en els més petits. Però, és clar, aquesta seguretat també ha comportat en algunes ocasions certes regressions per assegurar allò que tant necessiten, com és un augment de les demandes confirmatòries de “m’estimes?”, pors per anar a dormir, certes demandes d’atenció en aspectes evolutius ja assolits com els deures… Tot això és normal i és molt positiu. Aquesta nova situació ha fet que puguem permetre’ns espai i temps compartit per afiançar la vinculació.

Cert és que moltes famílies també m’expliqueu que el teletreball ha fet que no pugueu dedicar-los tot el temps que voldríeu. Així i tot, només compartint tantes hores plegats en un espai compartit, fent més o menys activitats conjuntament, és una oportunitat per guanyar aquesta seguretat i potenciar les relacions de vinculació.

En soc conscient, no tot ha estat fàcil ni bonic. Tot i que aquesta oportunitat de compartir espai i temps és molt positiva pels aspectes mencionats, aquesta situació també ha portat una desestructuració en les rutines i en el dia a dia. Això ha generat que siguin molt més visibles les dificultats dels nens, nenes i adolescents. Com deia abans, les mancances en les primeres etapes de la infància generen conseqüències estructurals en el cervell, fent que àrees com les funcions executives triguin més a desenvolupar-se. Per això, en moltes ocasions, veiem nens i nenes adoptats i acollits que presenten simptomatologia similar al trastorn per dèficit d’atenció amb hiperactivitat (TDAH) o immadureses en els aprenentatges en general. El confinament ha fet que perdem l’estructura que teníem i que tan bé ens va, i ha fet que s’agreugin aspectes com la distracció, concentració, oblits de coses necessàries, dificultat per planificar o realitzar tasques escolars, augment de les interrupcions, dificultat per acabar una tasca abans de començar l’altra, fins i tot conductes inapropiades o regressives. Parlarem de com gestionar tot això.

Com treballar la pèrdua de rutines i la disposició cap a l’aprenentatge? Com reforçar l’atenció, la concentració, les funcions executives?

Amb moltes de les famílies que acompanyo he pogut parlar aquests dies sobre reforçar els aspectes de regulació emocional, el treball en l’organització i planificació i en les funcions executives.

1. Expectatives. No podem portar el ritme de l’escola i tampoc mantenir la motivació que des de l’entorn escolar i social ofereixen als nostres nens i nenes. Tampoc podem oferir nosaltres el mateix, no només perquè no som mestres sinó perquè en moltes famílies el teletreball és la realitat que vivim. Tampoc podem exigir que tinguin ganes i gaudeixin de fer les tasques. Només podem demanar que s’esforcin a fer-ho el millor que puguin. No estem de vacances. Per tant, és important recordar-nos tots i totes que “ho farem el millor que puguem”.

2. La regulació emocional. Com dèiem, aquesta situació ens ha comportat emocions d’incertesa, nerviosisme i tensió, i en els infants hem vist com aquest neguit anava fent pujades i baixades. Entendre la situació i posar-hi de la nostra part és imprescindible per a una bona convivència. En els més petits, utilitzar tècniques com el semàfor pot ajudar a fer-los conscients de quan estan verds (tranquils), grocs (alterats) o vermells (molt alterats). “Et veig en groc, ara parem i fem alguna cosa per poder estar en verd de nou per poder continuar” o “et veig en vermell, deixa anar la ràbia i després, quan estiguis més tranquil, ja en parlarem”. Ajudeu-los a buscar els recursos que els permeten regular: estar sols una estona, saltar, córrer, donar cops a un coixí… Amb els més grans, plantejar espais per no entrar en discussions verbals pot ajudar. També els anirà bé una mica d’ajuda en la cerca de recursos per tranquil·litzar-se.

3. Horaris. Els calendaris poden ajudar a generar una nova estructura.

Hora de despertar-se, esmorzar i higiene personal: Intenteu que sigui una hora propera a l’hora d’abans.
Matins de feina: prepareu un espai per poder treballar sense distraccions i planifiqueu la feina a fer.
Oci: exercici, parlar amb els amics, fer coses que ens agradin, jugar… És important posar límits pel que fa al temps dedicat al mòbil i els videojocs, especialment als vespres.
Dormir: marqueu una hora per anar a dormir i mireu de no permetre el mòbil i els videojocs fins a anar al llit. És important descansar de pantalles abans de dormir.

4. Acompanyament en les tasques escolars. Moltes famílies m’heu comentat com el confinament ha ofert l’oportunitat de veure realment com treballen i aprenen els nostres nens i nenes. És important deixar fora l'”hauria de fer-ho sol/a” i posar-se amb ell o ella per tal que anem aconseguint els resultats que volem. Aquests resultats no van dirigits a continguts, sinó que aprenguin eines i com estructurar les tasques a l’hora de fer les feines, com per exemple l’ús de l’autoinstruccions escrites.

Primer fem un llistat de les feines a fer. Després les organitzem en l’horari que tenim per fer feines. Un cop planificat el matí de feines escolars, juntament amb les classes que alguns tinguin, anirem oferint autonomia a mesura que vegem que van responent.
Primer, llegirem amb ells la tasca a realitzar. Un cop entesa, deixarem que la facin sols i podrem repassar-la després. Si encara requereixen més acompanyament, oferirem autoinstruccions que els ajudin a entendre el mecanisme i l’estructura de la tasca.
Sé que voleu fills i filles autònomes; per tant, dediquem temps a ensenyar-los a ser-ho.

5. Pànic! No sé què fer…
Sovint ens trobarem que no saben què fer i que poden estar donant voltes sense rumb o poden estar perseguint-nos per casa. Aprendre a triar és un aprenentatge més. Fer un llistat d’activitats que ens agraden (exercici físic, sèries, lectura, jocs sols, jocs en família, treballs manuals…) i tenir-hi accés fàcil pot ajudar a fer que alleugerim els moments d’avorriment. Ensenyar-los a triar. Si els costa, comenceu vosaltres triant dues coses de la llista.

Com enfocar la gestió dels límits en situació de confinament: cal canviar alguna cosa? hem de ser més permissius?

És una situació nova per a tothom i hem de ser flexibles en coses. No podem portar el dia com quan anàvem a l’escola, ja que no és així. Hi haurà una estructura nova que haurem de consolidar i coconstruir. Arribar a acords en aspectes com l’ús de les tecnologies, horaris d’anar a dormir… Però sempre des de la coherència i consistència. Si s’acorda jugar a un videojoc/ús del mòbil fins a una hora (entenent que heu estat més flexibles que durant la rutina habitual), seran ells/es les que haurien de ser capaços d’apagar-lo quan és l’hora. Ho sé, pot semblar utòpic en alguns casos, però és l’aprenentatge que volem transmetre. Si no es compleix, vol dir que no estan preparats/ades i l’endemà no podran tenir-lo o jugar-hi fins a tan tard.
Seguirem fins que regulin per aprendre a aturar. Amb això vull dir que els límits de respecte o de regulació han de ser com fins ara. Eviteu caure en l’error de permetre certes conductes que mai han estat permeses i, per tant, les conseqüències continuaran sent les mateixes també. Hem de ser ferms, coherents i consistents, mantenint una comunicació positiva. Dins de les limitacions de la situació que estem vivim, intenteu mantenir les rutines.

Com afrontar la crisi de seguretat per part dels infants, la seva elevada percepció dels riscos?

La base recau en la comunicació i la psicoeducació. Per tal que sentin seguretat és important que se sentin compresos, que expliqueu i respongueu sincerament les seves preguntes. Mireu de posar-vos en la seva pell i fer-los veure que els enteneu. Validar les emocions és important. No els apartarem de la realitat per a evitar sofriment, sinó que és bàsic per a la seva seguretat que coneguin els riscos i els mecanismes que poden utilitzar per afrontar la crisi de seguretat en la qual vivim.

Annexos

 

SITUACIÓN ACTUAL

 

Con el confinamiento consecuente al COVID-19 han cambiado nuestras costumbres sociales. Tanto aniversarios, como reuniones de amigos, como bodas, los estamos adaptando tecnológicamente. Esta situación anómala que vivimos ha puesto en marcha todos nuestros recursos, ya que hemos tenido de repente unos cambios sustanciales en todos los contextos de nuestra vida y nos hemos visto obligados a reinventarnos y readaptarnos.

Desgraciadamente, otro de los cambios sustanciales que ha provocado la pandemia del COVID-19 es la despedida de una persona querida que acaba de morir, sin poder hacer todo aquello que haríamos en una situación tan difícil com esta. Toda esta situación está generando particularidades a la hora de afrontar el duelo debido al COVID-19 en situación de confinamiento:

  • Nos encontramos con una alteración de las rutinas y con una pérdida de las relaciones habituales con personas significativas del entorno.
  • La intensidad de las emociones es más elevada de lo que podría ser en cualquier otra situación. En el confinamiento, las emociones se magnifican y se intensifican.
  • La ansiedad basal se ve elevada como consecuencia del  estado de alarma general. Las preocupaciones respecto la infección, la familia, o bien la situación económica, pueden generar estrés y momentos de ansiedad.
  • Será frecuente encontrarnos con situaciones de muerte súbita de personas conocidas y queridas.
  • Imposibilidad de prepararnos para la despedida, ni de realizarla.
  • Imposibilidad de realizar los rituales de despedida habituales (vela, entierro, funeral).

 

CÓMO GESTIONAR LAS COMPLICACIONES Y DIFICULTADES DE LA SITUACIÓN ACTUAL

 

  • Cuando el pronóstico del paciente sea desalentador, es importante empezar a tomar conciencia de la realidad y, en la medida de lo posible, iniciar un proceso de despedida.
  • El adiós puede hacerse a través de acciones concretas, como escribir una carta que alguien pueda leer al su ser querido, grabar un audio aunque el paciente se encuentre sedado o hacer cualquier ritual en el que la persona se sienta conectada con el enfermo/a.
  • Es irremediable que en estos momentos los familiares se vean afectados por toda una serie de emociones asociadas a esta vivencia y que dificulten la elaboración del duelo. Es por eso que es importante trabajarlas posteriormente.
  • Cuando pase la crisis sanitaria, se recomienda hacer actos o ceremonias especiales para despedir adecuadamente a la persona fallecida, rodeado de todo el amor y cariño de los más cercanos.
  • Es importante generar apoyo entre la familia. En estos momentos, el núcleo familiar no podrá juntarse o estar en el tanatorio, pero sí que hablar por teléfono, video y apoyarse de las formas que actualmente están a nuestro alcance.
  • La ausencia de contacto físico se puede suplir por decirle a la gente el importante que es para nosotros. Y mejor conversaciones telefónicas largas, no tanto por mensaje.
  • Aceptar un cierto grado de evitación o de distanciación emocional (no lloro, no estoy hecha polvo) es normal. Se trata de una respuesta de supervivencia y el esperable es que despacio se supere. Tampoco esto tiene que hacernos sentir culpables. Se necesita tiempo, no hay que agobiarse.
  • No es necesario tener presente el cuerpo para elaborar el duelo, sí que aceptar que ha pasado y darse cuenta del importante que ha sido la persona muerta para un mismo.
  • Para avanzar en el duelo se necesita tiempo. Hay que aceptar a la tristeza como compañera, pero al mismo tiempo hay que continuar haciendo cosas, porque el dolor agota y no se puede mantener.
  • Es recomendable dedicar una parte del día a ver las fotos de mi familiar, a llorarle, pero no es posible llenar mi cabeza todo el día de pensamientos tristes.
  • Pensar la manera en cómo ha muerto genera un dolor innecesario y ya es bastante con aceptar la pérdida, la tristeza y el grado de enfado. Es importante recordar que muchas veces, la persona ha sido sedada y otras personas, que saben hacer su trabajo, han estado aquí acompañándole.

 

PAUTAS GENERALES PARA AFRONTAR LA MUERTE EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA

 

La muerte es una temática de la que cuesta hablar, ya que comporta siempre sufrimiento y dolor. Podemos tender a excluir a los menores de la familia de estas situaciones, buscando evitarles o protegerlos de este dolor, pero esto sólo complica más la aceptación y la integración de lo que ha pasado. La muerte, aunque es muy dolorosa de gestionar, es una experiencia más de la vida y debemos intentar hablar de la forma más natural posible, para tener un buen desarrollo emocional.

 

¿Cómo podemos ayudar a favorecer un buen desarrollo emocional en momentos tan difíciles como los que vivimos?

 

  • Comunicación durante el ingreso

Cuando nos enteramos de que un familiar o conocido ha sido ingresado en el hospital es importante mantener la calma. Nos invadirán emociones intensas de miedo, preocupación, angustia, tristeza… que debemos poder dejar salir y gestionar. Antes de transmitir cualquier información al infante, primero debemos poder gestionar estas emociones nosotros y conseguir la tranquilidad.

Una vez más tranquilos, dentro de lo que la situación permite, podremos sentarnos y comunicar la noticia. Hay que buscar un momento tranquilo, sin distracciones, en un lugar acogedor y utilizar vocabulario adecuado a su edad.

Es bueno ser sinceros y responder sus preguntas. Recordamos que en la infancia se pueden confundir fantasía con realidad. Por tanto, todo lo que no les expliquemos, se lo pueden imaginar tergiversando la realidad.

Cuando haya entendido la situación, les podemos dar la oportunidad de hacer dibujos o escribir cartas al paciente durante el ingreso. También, si es posible, podemos hacer videoconferencias.

 

  • Comunicación de la muerte

Tiene que ser el adulto de referencia y con un vínculo afectivo más fuerte quien comunique la noticia. Debería ser lo más pronto posible para evitar que el infante tenga reacciones emocionales descontextualizadas y se preocupe en exceso. Deberíamos decírselo en un lugar tranquilo y privado (como puede ser su habitación), con un tono de voz sosegado y respondiendo a la necesidad de contacto físico.

Hay explicar la verdad de lo que ha pasado, utilizando la palabra muerte sin eufemismos. Debemos utilizar un lenguaje sencillo y claro, cálido y afectuoso. Deberíamos evitar formas verbales como “se ha ido” o “nos ha dejado”, no queremos dar pie a falsas esperanzas de retorno. Es esencial no mentir. Si no tenemos una respuesta concreta, lo podemos reconocer.

Validar que estamos tristes y que es normal sentirse así es importante. Le debe quedar muy claro que no es culpa suya. Posiblemente es obvio para los adultos, pero para los pequeños no siempre lo es.

  • Compartir las emociones

Da la oportunidad de hablar de la persona que ha fallecido, ayúdalo a ponerle palabras para explicar sus emociones y sentimientos. Permitiros llorar juntos/as y por separado. No debemos esconder lo que nosotros sentimos ante la pérdida, podemos expresar que estamos tristes y hacerle de modelo de afrontamiento: hablar sobre la persona que ha muerto, recordar momentos agradables vividos… No esconder el propio dolor le mostrará que los demás también somos vulnerables y que queremos compartir su tristeza. Ver que los adultos lloran o están tristes y que siguen adelante da mucha más seguridad.

  • Darle la oportunidad de expresarse

Cuando necesite hablar, le escucharemos, le diremos que lo comprendemos, hablaremos, respetaremos que llore si lo necesita y evitaremos frases como “no estés triste”, “no llores más”…

  • Atender sus preocupaciones y miedos

Debemos responder a sus dudas y si no sabemos cómo hacerlo, le diremos que no tenemos la respuesta y que nosotros también nos preguntamos lo mismo y nos gustaría saberlo.

  • Ayudar y  ofrecerle seguridad

Es importante que se sienta comprendido, responder sinceramente sus preguntas, ponernos en su piel y hacerle ver que lo entendemos. Validar las emociones es importante. No lo apartaremos de la realidad para evitar sufrimiento, y le daremos todo el apoyo y ofreceremos la seguridad que necesita, como siempre.

Si el/la niño/a muestra mucha preocupación porque la causa de la muerte haya sido la COVID-19, podemos explicarle que otras muchas personas con la misma dolencia se curan. Así evitaremos que sufra de más si algún conocido o familiar la tiene.

  • Dosis extra de paciencia

Cada niño/a necesita su tiempo y forma para completar el duelo, así como los adultos. Entre las consecuencias más habituales del proceso de duelo en niños/as y adolescentes nos encontraremos:

  • Somatizaciones (dolor de cabeza, dolor de estómago…)
  • Dificultad para concentrarse y estar atento.
  • Irritabilidad.
  • Ansiedad por separación (no querer separarse de los adultos de referencia).
  • Llanto incontrolado e inconsolable.
  • Aumento de los miedos a la oscuridad, a dormir solo, a ir al lavabo…

 

  • Respetar su espacio y Reforzarlo positivamente

Nos encontraremos con momentos en que no tenga ganas de hablar o que, incluso, prefiera estar solo/a. Debemos respetar su espacio. También podemos proponerle que hable con alguien de fuera de la familia como sus amigos.

Tanto verbal, como físicamente continuaremos reforzando sus cualidades y daremos una dosis extra de muestras de afecto: besos, abrazos, frases cariñosas…

  • Hacerle entender que las normas y límites no han cambiado

Hay que evitar caer en el error de permitir ciertas conductas que nunca han sido permitidas y, por lo tanto, las consecuencias continuarán siendo las mismas también. Tenemos que ser firmes, coherentes y consistentes, manteniendo una comunicación positiva. Dentro de las limitaciones de la situación que estamos vivimos, intentaremos mantener las rutinas.

  • Cuando esté preparado/a, hacerlo/a partícipe de los rituales funerarios.

Una vez acabe el confinamiento, es positivo permitir que vaya al cementerio o que lleve flores, pero hasta entonces, podemos acompañarlo/a para que haga dibujos, una carta o una caja de recuerdos… para facilitar que pueda expresar lo que siente y que pueda despedirse de alguna manera de la persona querida.

 

RECORDEMOS QUE…

• La situación de emergencia sanitaria actual generará situaciones de muertes repentinas en muchas familias y no poder estar físicamente cerca de las personas que estimamos todavía lo dificulta más.

Podemos adaptar las despedidas a la situación. Podemos hacer videollamadas, cartas, dibujos y debemos  poder compartir como nos sentimos para poder ir asimilando la pérdida.

Debemos hablar de lo que ha pasado. No hablar sobre un hecho doloroso para evitar el sufrimiento de los menores, limita la expresión emocional de los niños y niñas evitando que puedan activar sus recursos personales que les serán útiles a lo largo de la vida.

Todos/as los/as niños/as y adolescentes tienen derecho a recibir la información que sea ajustada a la situación real, teniendo en cuenta el momento de desarrollo en el cual se encuentran.

No hay una forma única y universal de expresión del malestar. Todos tenemos la nuestra y todas son válidas.

 

ANEXOS

Aquí encontrarás ideas para poder acompañar a los/as pequeños/as desde casa tanto en la despedida como en la expresión emocional.

  • Comprensión del concepto de la muerte a lo largo del desarrollo (Català / Castellano)

En este documento encontrarás más información sobre cómo se desarrolla el concepto de la muerte durante las diferentes etapas del desarrollo y las reacciones que podemos observar en los niños y las niñas.

Aquí os hacemos llegar un listado de cuentos y guías para abordar el tema del duelo por si queréis

profundizar más.

  • Cuento para acompañar el duelo y favorecer la resiliencia  Descargar ¡Lo tenéis en 10 idiomas!

La situación de emergencia sanitaria ha hecho que desde ESPAI GUT nos planteemos cuáles podrían ser las necesidades psicológicas en niños y adolescentes.Esperamos que este material llegue a muchas familias y haga algo más fácil la situación.

 

Bibliografía consultada

    • González L, Mollà L., Pérez-Campdepadrós M. y Polo D. ( 25 de Marzo de 2020) Afrontamiento del duelo en la infancia y adolescencia en contexto de pandemia por SARS-CoV-2. Pautes per a les famílies. Faros Sant Joan de Déu. Recuperado de: https://faros.hsjdbcn.org/es
    • Carla Aliño y Marina Segura (22 de Marzo de 2020) Estrategias para elaborar el duelo en una crisis sanitaria. La Vanguardia. Recuperado de https://www.lavanguardia.com
    • Colegio oficial de psicólogos de Cataluña (27 de Marzo de 2020) Recomendaciones para afrontar la muerte de una persona querida durante el confinamiento por la epidemia de COVID-19. Colegio oficial de psicólogos de Cataluña.  Recuperat de https://www.copc.cat
    • Instituto IPIR (Marzo 2020) Guía para las personas que sufren una pérdida en tiempos de coronavirus. (COVID-19). Instituto IPIR. Recuperado de http://www.ipirduelo.com

 

 

 

nlpsicologia-vinculo-y-adobcion

¿Por qué mi hijo/a adoptado/a…?

  • ¿Tiene momentos de tanta rabia que no los puede controlar?
  • ¿Se frustra tan rápido?
  • ¿En algunos momentos parece más pequeño de la edad que tiene o a veces, en cambio,parece más mayor?
  • ¿Después de tantos años con nosotros sigue teniendo miedo?
  • ¿Le cuesta demostrarnos que nos quiere?
  • ¿Quiere gustar a todo el mundo?
  • ¿Le cuesta tanto hacernos caso?

Estas son preguntas que muchos de los padres adoptivos y profesionales que trabajamos con la adopción nos hacemos. Por un momento deberíamos dejar a un lado las gafas con las que miramos siempre, ¿es hiperactivo?, ¿me toma el pelo y no me hace caso?, ¿no le gusta que le abracen?, ¿quiere que le abrace todo el rato?…

Para poder entender el mundo interno de estos niños y así, ofrecerles la ayuda que ellos precisan, es necesario cambiar esas gafas por otras que busquen entender su historia, su desarrollo, sus primeras relaciones afectivas de apego, ya que es esto es lo que modulará su desarrollo y sus relaciones futuras

”El vínculo es la predisposición biológica de buscar y mantener la proximidad del cuidador, especialmente en situaciones de peligro, para así asegurar la supervivencia.”
Barudy

Cuando un niño nace en un entorno que le ofrece un contexto bien tratante y seguro, parte de unos referentes competentes que ofrecen respuestas coherentes y consistentes a sus necesidades. Esto significa que el niño puede ir regulando sus necesidades, ya que hay un adulto al que está apegado que le protege y le ofrece lo que necesita. Así aprendemos que cuando tengo hambre y lloro mi mamá o papá me darán lo necesario para que esa molestia pase. Esto me permite estar tranquilo y seguro, por lo que puedo dedicar mi tiempo a curiosear mi entorno y relacionarme con los que estén en él.

¿Qué ocurre cuando esto no funciona?, ¿qué pasa si lloro y no viene nadie?, ¿qué pasa si lloro y se me responden solo a veces?, ¿o si se me responde agresivamente? ¡El miedo se dispara! ya que el bebé se siente totalmente vulnerable y dependiente de unos adultos que no le pueden regular. Así entra en la desesperación de lograr estabilizarse, o bien desconectando o haciendo llamadas de socorro cada vez más elevadas. Aquí inicia la lucha de activar todos los recursos que tenga para llamar su atención, con un miedo intenso debido a la falta de seguridad, y dejando de lado la exploración del contexto y las posibles relaciones. Si esto se perpetua en estos primeros años, los cimientos del desarrollo del niño van a verse inestables, construyendo sobre ellos y haciendo que la casa se tambalee. Aquí nace el apego inseguro.

Como decíamos podríamos plantear dos extremos. En un extremo tendríamos la evitación. Esta se da cuando se utiliza la estrategia de desconexión ante la falta de respuesta o respuesta agresiva del adulto. En este caso, hablamos de que la alarma que nos avisa del peligro, de tanto intentar avisar al adulto sin éxito, se ha estropeado y se desactiva. Esto hace que los niños ante el miedo a ser abandonados, crezcan con la falsa idea de no necesitar a nadie como medida de defensa. La relación es insegura, ya que el otro no está disponible. En el otro extremo tendríamos la ansiedad ambivalente.En este caso el miedo a ser abandonado hace que las relaciones se basen en asegurar la disponibilidad del otro, siendo la demanda y comprobación constante la forma de relación. En este caso la alarma se ha estropeado y no para de sonar.

Todo esto tiene consecuencias importantes a nivel estructural en nuestro cerebro y hace mucho más difícil la regulación personal. Siegle explica esto de una manera muy sencilla. El cerebro tiene tres niveles que se van desarrollando como nuestra mano.

“La manera en que interaccionamos con nuestros hijos cuando están alterados, afecta considerablemente al desarrollo de su cerebro y, por lo tanto, al tipo de personas que son ahora y serán en el futuro”
Siegle

El cerebro inferior o cerebro reptiliano Es el más primitivo. Se encarga de los reflejos y repuestas innatas. (Tronco encefálico) En nuestra mano vendría representado por la muñeca.

El cerebro emocional Estaría en el segundo nivel siendo el encargado de procesar las emociones intentas. (Sistema límbico) En nuestra mano vendría representado por el dedo pulgar. Entre este y el primero se sitúa la alarma del peligro que hemos ido comentando anteriormente (amígdala)

El cerebro superior Se iría cerrando el puño hasta conseguir el cerebro pleno. Se encarga del pensamiento y la regulación. (Neocortex) En nuestra mano vendría representado por los dedos poco a poco más cerrados hasta que se completa el puño.

nlpsicologia-emociones-intensas

Cuando una persona se enfrenta a una emoción intensa (rabia, tristeza, miedo…) nuestro cerebro detecta el peligro y la alarma hace despertar todos los mecanismos de defensa. En ese momento está funcionando como en la figura 2. No puede pensar, no reflexiona, no está receptivo. Está con todos los mecanismos de defensa activados. Si ha tenido la suerte de nacer en un mundo seguro, habrá aprendido a ir pasado de 2 a 3 e ir regulando dicha emoción. Pero, ¿qué pasa si viene de un mundo inseguro? El paso de 2 a 3 se hace realmente difícil. No fue regulado cuando era bebé, por lo que no ha podido aprender a regularse, de hecho a veces no siquiera si es posible hacerlo.

¿Eso es que tiene problemas de hiperactividad? ¿Eso es que quiere explotar y hacer daño a otros? ¿Eso es negativismo desafiante?

¡NO! Eso es que en su desarrollo han faltado escalones clave, han faltado los aprendizajes de autorregulación; a pesar de verse expuesto al mismo número de situaciones conflictivas que los demás, incluso de más duras. Estas experiencias tan difíciles han ido haciendo que esta alarma estropeada suene por cualquier detonante mínimo que pueda tener una relación con su historia de vida, que le genere frustración o le provoque miedo al rechazo o abandono. Por lo tanto esta alarma detecta muchos más peligros de los que realmente hay y este cerebro se ve muy a menudo en posición de la imagen 2, con el el cerebro emocional hiperactivado.

afne-temperamento-vinculo-y-adopcion

En esta charla que realizamos con AFNE pudimos profundizar en estos aspectos y reflexionar sobre el desarrollo y las consecuencias de estas desventajas que sufrieron en la primera infancia en el día a día de nuestros niños y adolescentes.

Aquí podéis ver el vídeo:

nlpsicologia-caminant

Hoy ha vuelto a pasar…

Hoy, ha vuelto a pasar, volvemos a vivir el terror en Francia, pero también lo viven en Siria, lo viven los miles de refugiados que luchan por sobrevivir día a día, lo viven en Irak, Afganistan, Libia, Nigeria, y en muchos otros países en los que muere gente inocente por el terrorismo internacional.

Hoy te vuelves a enfrentar a algo que ni yo mismo puedo entender. Te miro mientras miras las imágenes con las que nos bombardean, y la primera decisión a la que me enfrento no es fácil, y sólo es la primera. Te aíslo, te alejo de la ventana sobreinformada de la televisión, te oculto el dolor y la sangre, las lágrimas y el sufrimiento, o dejo que te enfrentes a la realidad que tarde o temprano te llegará, te llegará en el colegio o en el parque, te llegará en los comentarios de quien te rodea.

No, tú, como todos, también tienes derecho a que se te informe, también tienes derecho a saber qué pasa y de qué hablan, también tienes derecho a conocer y a formarte una opinión, una idea, un concepto de lo que es el mundo, y también tienes derecho a descubrir que el mundo no siempre nos gusta.

Decido y quiero que sepas, compartiré la información, compartiré todo lo que sé, seré honesto contigo, porque mereces saber, comprender, valorar. Me enfrento a mi miedo, miedo a que comprendas de verdad qué ha pasado. Lucho con mi impulso de sobreprotegerte, a ti, a tu inocencia, y por fin me doy cuenta de que la mejor forma de hacerlo es evitando el miedo del no comprender o, aún peor, evitando que tu descubras solo, que tú te enfrentes solo al mundo. Así que sí, doy un paso al frente y decido estar contigo. Eso sí, de momento solos tú y yo, sin imágenes, sin noticias, empecemos los dos a solas.

Espero tus preguntas, ojalá lleguen, eso haría mucho más fácil todo, me dirías qué necesitas saber, me dirías que tengo que contarte, el cómo ya es cosa mía. Pero a veces esas preguntas no llegan, quizá porque son tan grandes que entiendo que es difícil traducirlas a palabras. Te ayudo a ello, ya sabes, esto es cosa de dos, tú y yo de nuevo, tan natural como otras cuestiones que ya hemos superado juntos. “¿Qué crees que ha pasado?”, cuéntame lo que sabes, lo que ves, lo que percibes, cuéntame que te escucho, que te ayudo, que te explico. Sigo contándote, sigo lo que me dices y matizo tus palabras, a veces las amplío. “Muchas personas han muerto, por eso la gente está triste, es normal que cuando alguien muere, sobre todo si es alguien querido, nos pongamos tristes y tengamos ganas de llorar, porque a las personas que mueren no las volveremos a ver”.

¿Qué es morirse? ¿Qué es un atentado?, ¿Los heridos se van a sus casas?

Gracias por preguntarme, gracias por guiarme, te contesto, sincera y honestamente, nada de mentiras. Morirse es no volver más, atentado es que alguien mata a otras personas para que los demás nos asustemos, algunos heridos irán a casa, otros al hospital… Me aseguro que me entiendas y de que yo te estoy entendiendo, que respondo exactamente a lo que preguntas, que no hay tabús, aunque sí que la información sea la justa para que puedas asimilarla, que nos acompañemos el uno al otro. Te miro, casi puedo ver cómo crece tu comprensión del mundo, incluida la parte que no nos gusta, y que eso te hace más fuerte para poder preservar tu inocencia con tus armas, con tus herramientas, con mi ayuda. Sé que sabrás mantenerla a salvo, sé que volverás a jugar y a reír, porque el miedo no invadirá ese territorio.

Al fin llega la pregunta, la que no tiene respuesta, la que ni yo sé responder “¿Por qué las personas hacen atentados?” Sólo puedo compartir mi propia ignorancia, no lo sé. Vuelves a ser generoso conmigo y hablas, comentas, dices, y por fin comprendemos que no sabemos por qué, que quizá no haya una respuesta que nos valga, porque nada vale cuando se mata a otra persona.

Y también llega la pregunta que incluso a mí me da miedo contestar “¿Había niños en el atentado?”. No sé qué me da más miedo, si la pregunta o la respuesta, no sé quién tendrá más miedo después, si tú al descubrir que quizá también estás en peligro o yo, que descubro que algo así te puede pasar. Vaya, otra cosa que compartimos, un mismo miedo. En este caso no lo sé, pero puede haberlos y cuando los haya te lo diré, y también te diré que tú estás a salvo, que estás conmigo.

Ahora sí, ahora podemos sentarnos y compartir las mismas imágenes sobrecargadas, ahora puedo compartir contigo mi dolor por las más de cien personas muertas, por los familiares que lloran, por los vecinos asustados. Ahora sé que cuando te hablen de los atentados del mundo, o cuando escuches hablar de ellos, no sentirás miedo por no saber qué es, por no saber si te pasará a ti, por no saber por qué yo no te hablé de ello. Ahora podrás sentir lo que quieras sentir por los más de cien muertos: pena, tristeza, rabia, incredulidad, estupor, o lo que sea que sientas. Pero también sabré que te sentirás seguro y que si no es así, vendrás a mí a preguntarme, a decirme, a compartir conmigo.

  • Ni debemos ni podemos proteger a nuestros niños de esas imágenes y de esas informaciones.
  • Para abordar el tema, debemos intentar que las niñas nos hagan las preguntas que necesiten hacer. Para ello podemos dar pie a una conversación diciendo algo como: ¿Has visto algo en la tele que te haya llamado mucho la atención?
  • Dar a los niños la posibilidad de hablar.
  • Escucharles y transmitirles que nos interesan sus opiniones.
  • Dejar que expresen sus sentimientos y animarles a hacerlo.
  • Responderles siempre de forma sincera, honesta, sin rodeos y sin mentiras.
  • Utilizar un lenguaje sencillo y sin exceso de dramatismo.
  • No decir expresiones del tipo:“Tranquila, que esto nunca va a suceder aquí”
  • No siempre tenemos que tener la respuesta a sus preguntas. Ante una pregunta del tipo “¿Por qué unas personas matan a otras?”, hay que ser honestos y responder algo como “Yo eso te lo puedo responder, porque tampoco lo entiendo”.
  • No ir más allá de lo que los niños quieran saber.

Después de los atentados de noviembre de 2015 en París, el Grupo de Intervención Psicológica en Emergencias y Catástrofes (GIPEC) del Colegio Oficial de Psicólogos del Principado de Asturias, redactó este buenísimo material. Me he permitido acortar ciertas partes y añadir nuevas apreciaciones que considero importantes.

Los textos originales en castellano y francés los pueden encontrar en los siguientes enlaces:
Como hablar con niños de graves atentados terroristas

Hoy ha vuelto a pasar

nl-psicologia-conociendo-las-emociones
Sólo se puede ver correctamente con el corazón; lo esencial permanece invisible para el ojo.
 Antonine de Saint-Exupéry, El principito. 

¿Qué son las emociones?

Una emoción es un proceso que se activa cuando el organismo detecta algún peligro, amenaza o desequilibrio con el fin de poner en marcha los recursos a su alcance para controlar la situación (Fernández-Abascal y Palmero, 1999). Como explica el experto en el tema Daniel Goleman, todas las emociones son, en esencia, impulsos que nos llevan a actuar, programas de reación automática con los que nos ha dotado la evolución. Por lo tanto, las emociones son mecanismos  propios del ser humano que nos ayudan a reaccionar con rapidez ante acontecimientos inesperados y que funcionan de manera automática.

Cada persona experimenta una emoción de forma particular, dependiendo de sus experiencias anteriores, su aprendizaje y de la situación que se esté viviendo. Esto hace que existan centenares de emociones, se entremezclen entre ellas y haya distintas variedades y matices diferentes entre todas ellas. En realidad, existen más sutilezas en la emoción que palabras para describirlas, afirma Goleman.

¿Cúales son las emociones básicas?

del-revesTodas las emociones son válidas, no hay buenas ni malas. Se pueden clasificar en positivas o negativas en función de su contribución al bienestar o malestar, pero todas ellas cumplen funciones importantes en la vida. Los expertos siguen investigando para llegar a un consenso de cúales serían las emociones básicas, pero generalmente hablamos de las siguientes:

  • ALEGRÍA: Sensación de bienestar y de seguridad que sentimos cuando conseguimos algún deseo o vemos cumplida alguna ilusión. Nos induce hacia la repetición, ya que todos deseamos reproducir aquello que nos ha hecho sentir bien.
  • TRISTEZA: Pena, soledad, pesimismo ante la pérdida de algo importante o cuando nos han decepcionado. La función de la tristeza es la de pedir ayuda y nos indica de que algo no va bien.
  • MIEDO: Anticipación de una amenaza o peligro (real o imaginario) que produce ansiedad, incertidumbre, inseguridad. El miedo es necesario ya que nos sirve para apartarnos de un peligro y actuar con precaución.
  • AVERSIÓN: Disgusto o asco hacia aquello que tenemos delante. Nos produce rechazo y solemos alejarnos.
  • IRA: Rabia, enfado que aparece cuando las cosas no salen como queremos o nos sentimos amenazados por algo o alguien.Es adaptativo cuando impulsa a hacer algo para resolver un problema o cambiar una situación difícil. Puede conllevar riesgos de inadaptación cuando se expresa de manera inadecuada.

inteligencia-emocial

¿Qué es la inteligencia emocional? ¿Cómo regulamos dichas emociones?

La inteligencia emocional es el proceso a través del cual los niños adquieren y aplican de manera efectiva los conocimientos, aptitudes y habilidades para entender, expresar y manejar las emociones. Dichas habilidades se van aprendiendo desde pequeños y pueden ser desarrolladas por medio del aprendizaje y la experiencia cotidiana. Los niños irán formando su madurez emocional a medida que los adultos les enseñen en casa o escuela e irán desarrollándose hasta llegar a ser adultos capaces de autoconocerse, autoregularse, tener consciencia social y tomar decisiones teniendo en cuenta las emociones propias y agenas. Pero esto no es tarea fácil; Para llegar al autoconocimiento y autoregulación iremos haciendo pequeños pasos e iremos  desarrollando distintas habilidades.

Identificación emocional:

Para trabajar con las emociones es imprescindible primero conocerlas, ofrecer vocabulario y trabajar sobre ello.

Percepción y reconocimiento emocional

:
A través de estados y sensaciones fisiológicas y cognitivas podemos percibir qué emociones estamos sintiendo y cómo nuestro cuerpo nos lo indica.

mapa-de-las-percepciones

Expresión emocional:

Implica la capacidad para expresar adecuadamente los sentimientos y las necesidades asociadas a los mismos en el momento oportuno y del modo correcto.

Comprensión emocional:

Incluye no solo percibirlas y comprenderlas sino también reconocer las causas que las generan y las consecuencias futuras de las acciones que realizamos.

Regulación emocional:

Es la capacidad de modular emociones, pensamientos y comportamientos de manera efectiva en diferentes situaciones como la gestión del estrés, la frustración y rabia, el control de impulsos, la automotivación y la capacidad de establecer y trabajar metas personales (esfuerzo).

¿Por qué también es una cuestión de la escuela?

Las habilidades socioemocionales son las habilidades esenciales para el éxito en la escuela, el trabajo y en la vida. El aprendizaje socio emocional se centra conectando el cuerpo y la mente, reduciendo la tensión emocional y permitiendo que los niños estén abiertos a nuevos contenidos. Si queremos que los niños sean exitosos en sus aprendizajes y en su desarrollo personal debemos tener en cuenta que necesitan nuestro acomptañamiento y dedicación para enseñarles las habilidades y competencias básicas de la inteligencia emocional:

  1. Autoconocimiento: Es la capacidad de comprender y reconocer las emociones, así como las sensaciones fisiológicas y cognitivas que ellas conllevan e incluye el reconocimiento de las causas que las generan y las consecuencias futuras de nuestras acciones.
  2. Autoregulación: Es la capacidad de gestionar las emociones, pensamientos y comportamientos  que se nos presentan en las diferentes situaciones. Siendo concientes de ellos y modulándolos con nuestros recursos.
  3. Competencia social y empatía: Es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y empatizar con otras personas de diversos orígenes, culturas o realidades siendo capaz de comprender y respetar las vivencias internas del otro.
  4. Habilidades sociales: Son las habilidades que permiten establecer y mantener relaciones positivas con los otros.
  5. Toma de decisiones responsables: Es la capacidad de tomar decisiones constructivas y respetuosas sobre el comportamiento personal y la interacción social buscado el bienestar de sí mismo y de los demás.

¿Quieres saber más?

Las cinco claves de la educación emocional 

Proximamente seguiremos profundizando en la inteligencia emocional y la necesidad de su desarrollo para el aprendizaje y crecimiento pleno.

vieojuegos

El diseño de muchos videojuegos hace que su uso sea tremendamente divertido y estimulante para mayores y pequeños, y por ello, tienen un alto poder adictivo. Es por esta razón, que no debemos permitir que monopolicen el tiempo de ocio. Un exceso de tiempo dedicado a los videojuegos puede acarrear problemas de distintas índoles, desde dolencias físicas, como dolores de espalda y molestias en la cabeza, a problemas en el rendimiento escolar, pérdida de vida social o problemas familiares.

Tipos de videojuegos

  • ACCIÓN Call of Duty, Grand Theft Auto… (+18).
  • CARRERAS: Need for Speed, F1…
  • ESTRATEGIA: Command & Conquer…
  • AVENTURA: Monkey Island, Sherlock Holmes o Tomb Raider…
  • DEPORTE: Pro Evolution Soccer, NBA…
  • SIMULACIÓN: Los Sims…
  • RITMO Y BAILE: Singstar…
  • EDUCATIVOS: Brain Training…

pautas de buen uso

Para evitar estos problemas es importante concienciar a padres y adolescentes de la importancia de hacer un buen uso de ellos. A continuación se porponen las pautas de Carbonell y col. , haciendo referencia a los aspectos relevantes a tener en cuenta en cuanto al uso de los videojuegos.

El espacio de juego es fundamental, ya que hay una gran diferencia entre jugar aislado en una habitación, que en el lugar común. Es por esta razón que se recomienda ubicar la consola u ordenador en un espacio común de la casa, permitiendo de esta manera estar al corriente del juego. Esto brinda una oportunidad para aproximarse a los intereses y juegos de los jóvenes.

Por otro lado, la duración del juego es otro aspecto que preocupa y debe gestionarse adecuadamente. Sin olvidar que ellos pueden perder la noción del tiempo al estar inmersos en el juego, debe pactarse de antemano el tiempo permitido y los horarios posibles de juego. La reflexión del tiempo dedicado también es aconsejable, ya que como decía, no son conscientes de la realidad. De igual manera, debe dejarse claro cuando NO está permitido jugar y ser autoritario en los límites. Otro aspecto fundamental es tener en cuenta las horas necesarias de descanso y de estudio, y ser observador en los momentos que más necesita del juego. Como juego debe ser un momento de ocio y de relajación, no de evitación para enfrentarse a situaciones.

Ser partícipes de los juegos también se aconseja como medida de acercamiento a los jóvenes. No solo podemos compartir más si se conoce el juego que les gusta, sino que es una manera de promover juegos que consideremos más adecuados a la edad o que tengan la opción de juego compartido. Para ello es necesario que nos informemos del código PEGI que comentaremos más adelante. Ofrecer espacios donde pueden jugar con amigos o con la familia ofrecerá momentos donde se compartan emociones y vivencias en relación al juego y eso permite acercarse más al adolescente.

Por último, debemos tener en cuenta el cómo se juega. Promover la capacidad para gestionar su autonomía y acceso al juego, respetando que cada actividad tiene un momento y lugar permitirá que se desarrolle la capacidad de autocontrol.

Mensaje para padres

  1. Conoce las normas PEGI para elegir junto a tus hijos los juegos que les gusten y se adecuen a sus intereses y nivel evolutivo.
  2. Muestra interés por los videojuegos, juega con ellos y conoce qué es lo que les gusta.
  3. Enseña a tus hijos a controlar el tiempo que dedican a esta actividad. Utiliza temporizadores externos.
  4. Marca límites claros de cuando NO pueden hacer uso de los videojuegos.
  5. Potencia alternativas de ocio a parte de los videojuegos.
  6. No es recomendable usar las consolas como recompensa o castigo, ya que les otorga más valor.
  7. Si observas que tu hijo se pone nervioso o agresivo con el juego debes hacerle parar o descansar.
  8. Explicarle los riegos que puede haber es siempre fundamental para el uso adecuado.
  9. Potencia que sus obligaciones y horas de descanso no se vean perjudicadas por el juego.
  10. Activa los controles parentales  de las videoconsolas de última generación.

Controles y regulación

En relación al contenido en Europa se ha creado un método de regulación de videojuegos, el código PEGI, cuyo objetivo es proporcionar información sobre los contenidos y las edades recomendadas de uso. Este código ofrece una primera información sobre la edad recomendada (siguiendo las categorías: 3, 7, 12, 16 y 18) indicando la edad a partir de la cual es recomendado su uso. El segundo símbolo hace referencia al contenido, en el que se distinguen los siguientes descriptores:

  • Lenguaje soez: el juego contiene palabras mal sonantes
  • Discriminación: el juego contiene material o representaciones discriminatorias.
  • Drogas: el juego hace referencia o muestra el uso de drogas
  • Miedo: el juego puede asustar o provocar miedo a los niños y niñas
  • Juego: en el propio juego se fomentan los juegos al azar y apuestas
  • Sexo: el juego contiene representaciones de desnudez y/o comentarios sexuales o referencias sexuales
  • Violencia: el juego contiene representaciones violentas
  • En línea: el juego puede jugarse online.

pegi_ratings_system

Entertainment-Software-Rating-Board-(ESRB)Para los juegos que necesitan de conexión a internet se ha creado una regulación específica PEGI Online y también podemos encontrarnos con juegos a través de webs donde veamos el código PEGI OK, que significa que no incluye ningún contenido potencialmente inapropiado.

Los juegos realizados en América tienen su propio sistema de clasificación, Entertainment Software Rating Board (ESRB). La primera información hace referencia a la edad (Todos, mayores de 10, adolescentes, mayores de 17, mayores de 18,  adultos), la segunda hace referencia al contenido, y por último menciona el nivel de interacción del juego. 

Mensaje para adolescentes

  1. Conoce la clasificación PEGI y respétala.
  2. Procura ser coherente en la elección de tus videojuegos según intereses y gustos.
  3. Antes de empezar decide el tiempo que vas a jugar .
  4. Planifica tu tiempo de estudio y tiempo libre para que sean compatibles con el tiempo de juego.
  5. Prioriza los juegos multi-jugador.
  6. Si estás cansado, enfadado o no has dormido bien, no es el mejor momento para jugar, busca algo más relajante.
  7. Si juegas online con jugadores desconocidos recuerda los riesgos

Y si pienso que tengo un problema… ¿qué hago? Debemos estar atentos a las señales de alarma y en caso de duda acudir a un especialista.

Tríptico de buenas prácticas en el uso de videojuegos.

adolescente-usando-movil

Debido a que el móvil es una herramienta que se lleva de manera constante encima, y su uso depende de la propia decisión de uno mismo, es complicado que el adulto pueda mediar o compartir el uso del adolescente con el teléfono. Esto provoca que muchos adolescentes (y adultos) no se separen del móvil. El estudio de “Actividades y usos de las TIC entre chicos y chicas de Andalucía” (2010) presentó datos que indicaban que el uso diario de chicos y chicas de 9 a 16 años se daba en un 82,7% (Más de tres horas al día 20,5%, entre 1 y 3 horas al día 17,1% y menos de 1 hora al día 45,1%). Estos datos han ido en aumento, y también han aparecido diferentes problemas derivados del mal uso de esta herramienta. El más común está relacionado con las horas de sueño. La mayoría de los jóvenes se acuestan con el teléfono esperando que contesten a través de mensajerías instantáneas, retrasando la hora de dormir y alterando el ritmo de descanso.

Pautas para el buen uso

A continuación se proponen unas pautas de uso  recogidas por Carbonell y colaboradores.

Comprar el móvil en el momento evolutivo adecuado es esencial para que los menores estén preparados para hacer un buen uso. Hoy en día se ha convertido en algo habitual regalar el móvil por la primera comunión o por el paso de primaria a secundaria. Pero no debemos olvidar, que un móvil antes de tiempo es favorecer el uso inadecuado, pero demasiado tarde es limitar la socialización del adolescente.Es recomendable así, adecuarse al grupo de amigos y a su desarrollo madurativo. De todas formas, lo más importante es enseñar  valores y ofrecer un acompañamiento en el aprendizaje de los hijos.

Una madre le regala un iPhone a su hijo de trece años y le pone 18 condicionesLos mejores regalos tienen condiciones, aunque la madre de Greg se ha pasado un poco, o no. Junto al teléfono, le han dado una carta en la que se detalla cómo debe usar el aparato.

Asumir la responsabilidad de los gastos también resulta complicado pero fundamental para fomentar la pedagogía del esfuerzo. Se puede aprovechar el momento para pactar pagas semanales, gasto mensual realista o buscar tareas alternativas a cambio del gasto correspondiente.

De todas maneras, a pesar de que el gasto es un aspecto importante, la educación para autorregular el placer inmediato es básica para capacitar la tolerancia a la espera. Para ello también son necesarios los límites, y más si nos referimos a la personalización o el tiempo de uso. En el primer caso hago referencia a la necesidad del adolescente a identificarse a través del móvil (igual que hacen con la ropa, peinado…). Es parte de la adolescencia crear una identidad y el móvil se ha convertido en una herramienta para ello también, por lo que debe ir acompañada de unos límites. En relación al uso,  debido a que  la noción del tiempo puede perderse al estar inmerso en la comunicación, es necesario pactar el tiempo  y adaptar límites claros. Asimismo, el adolescente debe tener claro dónde NO puede utilizar el móvil. Deberemos transmitir y cumplir límites claros, desde el respeto.

La edad y el género también son factores que cambiaran las pautas que utilicemos. Debemos tener en cuenta que en edades más primeras, el móvil interesa más en relación a los juegos, música, fotos… pero a medida que avanza la adolescencia se convierte en uno de las principales herramientas de comunicación. Otro aspecto a considerar es que el uso del móvil difiere en función del género. Para las chicas será más relevante el aspecto de comunicación y establecer redes sociales, mientras que para los chicos la relevancia serán los juegos y otras aplicaciones. Es por ello que debemos adaptar los límites y pautas según estas diferencias.

Mensajes para los padres

  • Observa a tu hijo en su uso del móvil para poder valorar si hace un uso excesivo o no.
  • Enséñale a utilizarlo como una herramienta de comunicación más, no la única.
  • Pon un límite de gasto mensual y de tiempo de uso. Páctalo con ellos.
  • Haz que se responsabilice del gasto del móvil.
  • No le permitas superar los límites de tiempo y dinero establecidos.
  • Exígele que apague el móvil cuando NO lo necesite.
  • Indícales los riegos, evitando que den direcciones, o teléfonos que puedan identificarlos.
  • Crea ambiente de respeto y deja claro donde NO debe utilizarse el móvil.
  • No olvides cumplir tu también las pautas que exiges que tus hijos cumplan.
  • Utiliza los sistemas de control parental y las aplicaciones que tienes al alcance.
  • No permitas que el móvil te separe de tus hijos por ser un instrumento desconocido para ti, infórmate y comunícate con ellos.

Controles parentales

Recientemente las operadoras de telefonía móvil han puesto a disposición de los padres herramientas de control y prevención de situaciones conflictivas, tales como localizadores para saber dónde se encuentra el menor, servicios de cobro revertido para que pueda llamar sin tener saldo, mecanismos de restricción de llamadas y mensajes, y servicios de filtrado y restricción de contenidos de internet. Para conocerlos consiste en ponerse en contacto con el operador. Un ejemplo es Vodafone que ha sacado una aplicación llamada “Safety Net” que permite controlar y personalizar las funciones de los smartpnones Android. Otras aplicaciones como el “Perfil-joven” o “Filtro off-net” bloquean contenidos no recomendados para menores de 18 años.  A continuación se añade
una lista de aplicaciones que los propios Androids ofrecen para el control parental.

  • Kids Zone App Lock: Limita el uso de las llamadas y envío/recepción de mensajes, limita el acceso a Internet, bloquea las compras de aplicaciones en Google Play y
    restringe el uso de las opciones de configuración de Android. Por otro lado, permite decidir qué aplicaciones se pueden usar y cuáles no.
  • Kids Place: permite crear perfiles específicos para cada niño con una pantalla personalizada que mostrará las aplicaciones a las que cada perfil puede acceder. Además permite el bloqueo de Internet, Bluetooth y conexión móvil y la restricción a las compras en la tienda oficial deaplicaciones, entre otras.
  • Android Parental Control: Esta aplicación sirve para limitar el uso de determinadas aplicaciones, impedir que se desinstalen ciertas aplicaciones, abrir de forma automática una app concreta, etc.
  • Qustodio Control Parental: Esta aplicación limita el acceso a aplicaciones (versión de pago) y a determinado contenido web Puedes crear perfiles específicos para cada niño y también limitar el tiempo de uso del dispositivo. Por otro lado, cada poco tiempo recibirás un informe por correo electrónico y puedes usar los mismos perfiles en Android, Windows y OS X.
  • Screen Time: Te permite limitar el tiempo de uso para uno o varios usuarios usando distintos perfiles. Puedes configurar límites diferentes para cada día (por ejemplo entre semana y para el finde semana), y luego acceder a un historial con información sobre el tiempo de utilización del dispositivo Android.
  • Norton Family parental control: Te permite, con una versión gratuita y otra de pago más completa, limitar el tiempo de uso de un teléfono o tableta Android, restringir el contenido al que setiene acceso e incluso avisarte por medio de un correo electrónico si tu hijo ha hecho algo que no debiera.
  • Kaspersky Parental Control: Sus acciones se centran en dos aspectos: limitar el contenido we
    b y limitar las aplicaciones o juegos que se pueden abrir.
  • Control Parental Kytetime. Aporta muchísimas funciones, como el bloqueo de aplicaciones, limitaciones por horarios a ciertas aplicaciones o redes sociales, localización por GPS en el mapa, envío por correo electrónico de informes de actividad a los padres, control remoto desde el PC, etc. Sin duda parece una de las más completas y además es gratuita.

Mensajes para adolescentes

  • Utiliza el móvil solo cuando sea necesario .
  • No permitas que te aísle de las personas que te rodean.
  • Hay lugares donde el móvil debe estar apagado. Respeta las reglas.
  • Da prioridad a la persona que tienes delante antes que la que te habla por el móvil.
  • Controla lo que gastas y conoce tus tarifas. Recuerda que hay un límite cada mes .
  • No olvides que los mensajes se leen según la interpretación propia y pueden llevar a malentendidos.
  • No permitas que te graben o fotografíen.
  • No envíes fotografías que podrían comprometerte.
  • No des información a través del móvil que pueda identificarte .
  • No lo conviertas en la única vía de comunicación.

Y si pienso que tengo un problema… ¿Qué hago?
Debemos estar atentos a las señales de alarma y en caso de duda acudir a un especialista.

Si estamos ante un problema de sexting (envío de contenidos de tipo sexual producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles)  o ciberbullying (el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales) acudir a las autoridades pertinentes explicadas.

Más información en http://www.pantallasamigas.net

Tríptico de buenas prácticas en el uso de videojuegos.

nlpsicologia-separacion

El proceso de separación es una etapa complicada. Una vez tomada la difícil decisión de separarse viene la pregunta que abruma a muchos padres… y ahora ¿cómo se lo decimos a nuestros hijos? Aquí tenéis unos consejos para ir resolviendo las dudas y temores más comunes.

Aunque pensemos que tenemos las ideas claras a veces cuando nos encontramos delante de alguien para dar una mala noticia, todas nuestras buenas ideas parece que se mezclen. Para evitarlo miraremos de tener estas ideas claras y  de ser estructurados a la hora de comunicarlo.

Transmitirles seguridad y confianza. Dar pie al diálogo y dar la confianza a que expresen y pregunten.

nlpsicologia-proceso-separacion

Conductas a evitar

  • Evitar que tengan que tomar decisiones como con quién vivir, ect. No hacerlos partícipes de las decisiones del proceso.
  • Evitar que estén presentes en discusiones o que sean ellos el centro de la discusión si ellos pueden oírlo.
  • No utilizarlos como armas, no hablarles mal de la otra persona y no culpabilizar al otro.
  • No utilizarlos como confidentes.
  • No negarles que expresen sus emociones aunque no sean de nuestro agrado.

Reacciones frecuentes

  • Sentimiento de culpa.
  • Miedos y tristeza (aunque lo nieguen).
  • Rabia, expresada muchas veces en resentimiento irritabilidad o agresividad.
  • Conductas regresivas, como mojar la cama….
  • Variaciones emocionales, baja autoestima.
  • Inseguridad, negación de la situación.
  • Empeoramiento en el rendimiento escolar, falta de concentración.
  • Problemas de sueño (despertares, intentos de dormir con los padres…).

Los más pequeños

  • Conductas regresivas (orinarse en la cama, succionar el pulgar, hablar como bebé).
  • Miedo a no ver más al padre que se va de la casa o a que el otro lo abandone.
  • Miedo a que los padres dejen de quererlo. Miedo al rechazo.
  • Enfado e irritabilidad.
  • Somatizaciones (dolores de barriga, cabeza).
  • Se sienten con frecuencia responsables del divorcio: autoacusaciones.
  • Esperan la reconciliación y frecuentemente usan una fantasía de negación.

A partir de los 9-10 años

  • Presentan confusión, desconcierto y angustia que puede hacer que estén más distantes o esquivos al principio.
  • Después aparace tristeza, rabia e irritabilidad que puede verse en aumento de peleas o incidencias en la escuela, no solamente en casa. (Peleas con compañeros, malas contestaciones, provocaciones a profesores o monitores…).
  • Somatizaciones (dolores de barriga, cabeza).
  • Se sienten muy solos.

Qué hacer ante dichas reacciones

  • Excluirlos de cualquier culpa. Normalizar el que una relación no funcione y dejarles claro que la decisión es de ambos.
  • Repetir el discurso desculpabilizador y transmitiendo estabilidad las veces que ellos demanden. Es importante porque les ayuda a ir integrando la situación.
  • Ante miedos, tristezas agresividad ect… verbalizar sus sentimientos y normalizarlos.
  • En caso de conductas destructivas o incumplimiento de normas de convivencia básicas deben ponerse límites. No permitirles cualquier cosa por el hecho de que estén en esta situación. Mantener rutinas y normas que había hasta el momento.
  • Darles la oportunidad y la confianza de que expresen y pregunten lo que quieran sobre la situación.
  • En caso de problemas en el rendimiento escolar, dar parte en el colegio.

Bibliografía:

  • Los hijos ante el divorcio de  Igualador Villar, Silvia GRUPO GESFOMEDIA.
  • Cómo explicar el divorcio a los niños: manual para adultos de Beyer, Roberta y Winchester, Kent ONIRO.
  • El divorcio explicado a los niños: Cómo ayudar a los niños a afrontar el divorcio de sus padres de Mc Gregor, Cynthia. OBELISCO.
  • El divorcio explicado a los adolescentes: Cómo ayudar a los adolescentes a afrontar el divorcio de sus padres de Mc Gregor, Cynthia. OBELISCO.
  • Cuentos para enseñar a tus hijos a entender el divorcio de VV.AA. PAIDOS IBERICA.

Otros cuentos:

  • Los fines de semana veo a papá Ed. Juventud
  • ¡Vaya lío de familia! Ed. La Galera.
  • Estoy triste, mis padres se separan Ed. Bellaterra.
  • Algo pasa en casa-El divorcio de mis padres Ed. B Ediciones.
  • ¡Ya basta! Ed. Idampa.
  • Mis padres se separan: ¿Y yo qué? Ed. Mare Nostrum.
  • La novia de papá también me quiere Ed. A Fortiori.
  • El mar a rayas Ed. A Fortiori.
  • Una historia a dos Ed. SM.
  • El niño y la bestia Ed. Picarona.
  • ¿Cuándo se irán éstos? Ed. Juventud.
  • Simón, sábado ¿Qué vamos a hacer hoy? Ed. Tusquets.
  • La niña de la maleta Ed. Almadraba.
  • Simón, mamá sale esta noche Ed. Tusquets.
nlpsicologia-internet-buen-uso

Las nuevas tecnologías y su uso avanzan de una manera apresurada convirtiendose en herramientas imprescindibles para cualquiera de nosotros. El estudio Protégeles para el Defensor del menor “Seguridad infantil y costumbres de los menores a internet” (2002) señalaba que de los niños entre 10 y 17 años, un 48% se conectaba a diario, aunque el 65% de ellos lo hacía menos de 5 horas a la semana. Unos años después, en 2010, el estudio “Actividades y usos de las TIC entre chicos y chicas de Andalucía”  apuntaba que el 82,3% de chicos y chicas de 9 a 16 años hacía un uso diario de internet (Más de tres horas al día 15,4%; Entre 1 y 3 horas al día 30,5%; Menos de 1 hora al día 36,4%). Al ser un medio que ha crecido a gran velocidad sin que dominemos su uso,  ha traido consecuencias como que se carezcan de pautas saludables de uso y falta de límites con los más jóvenes.

Pautas para el buen uso

Para que podamos ofrecer programas de prevención eficaces debemos incluir la base de información necesaria sobre el objeto, en este caso internet, pero por supuesto una educación de valores y alternativas de ocio.

  • Establece junto a tus hijos reglas consensuadas para navegar por internet.
  • Habla con tus hijos sobre sus hábitos de uso de internet.
  • Promueve una comunicación desde el respeto.
  • Preferiblemente coloca el ordenador en una zona común.
  • Procura conocer contactos y contraseñas hasta que sean mayores al menos de 16 años.
  • Navega y chatea con ellos para conocer sus hábitos y preferencias creando mayor confianza.
  • Indícales los riegos, evitando que den direcciones, o teléfonos que puedan identificarlos.
  • Fija objetivos y tiempos para navegar por internet.
  • Procura alcanzar el nivel de habilidad informática de tus hijos.
  • Utiliza los sistemas de protección disponibles, pero como complemento, no como reemplazo de supervisión de los padres .
  • Facilita la relación social cara a cara con otras personas.
  • Potencia y ofrece alternativas de ocio como deporte,lectura, cine, otras opciones culturales.

Sabemos que los jóvenes hacen un uso de internet y redes sociales principalmente para comunicarse con sus amigos y como diversión y entretenimiento. Pero existen distintas redes sociales y canales de mensajería instantánea que debemos conocer para poder dar herramientas de buen uso a los menores (Messenger, facebook, tuenti, twitter, flick, whatsapp, Line…) Es tarea de los adultos investigar y aprender a poner en marcha los filtros necesarios que permitirán un uso seguro.

Los riesgos que existen deben conocerse y explicarse también. En relación a internet, encontramos:
Contenidos nocivos, No solo los contenidos de las webs, sino que a veces a través de los programas P2P (Peer To Peer) descargamos archivos sin saber qué estamos “bajando”, y en ocasiones los archivos no corresponden con lo anunciado. A parte queda, la polémica sobre la legalidad de las descargas.
Ciberbullying, o acoso por parte de iguales. Esta clase de acoso puede darse de diversas maneras, con comentarios ofensivos en foros, mensajes amenazantes por email, mensajería, robo de contraseñas, aparición en redes de imágenes comprometidas, creación de perfiles falsos, difusión de falsos rumores…. (más información en www.pantallasamigas.net)
Grooming o acecho sexual por adultos. Se produce por adultos haciéndose pasar por adolescentes en páginas frecuentadas por menores. Se va ganando la confianza y consiguiendo datos personales hasta que comienza el chantaje, intimidación o amenazas. (más información en www.pantallasamigas.net y en www.internet-grooming.net )
Prácticas comerciales ilegales con publicidad engañosa, estafas y fraudes. La exposición a juegos de azar, casinos, apuestas… que les son prohibidas en el mundo físico pero a los que pueden acceder online.
Privacidad. Abusos en materia de solicitud y uso indebido de datos personales, contra su privacidad y su intimidad. Al publicar una imagen debemos ser conscientes de que es la forma más sencilla de proporcionar datos personales, además de que se convierte en una imagen pública.
Webcam. Aunque es una herramienta de comunicación muy útil también conlleva sus riesgos. Debemos tener en cuenta que las imágenes que se envían por la webcam pueden ser grabadas al otro lado, que pueden dar más información personal de la que nosotros queremos y que puede ser fácilmente manipulada a través de programas.

Programas de control

A continuación os propongo algunos instrumentos limitadores que existen. Son programas que se pueden instalar en el ordenador para bloquear el acceso del navegador a contenidos nocivos, limitar tiempo de conexión o registrar webs visitadas.

Algunos ejemplos de bloqueadores son:

y a modo de registro de actividad:

En relación a la webcam las recomendaciones básicas son las siguientes:

  1. Usarla únicamente con interlocutores de máxima confianza y no hacer delante de ella nada que no se haría en público.
  2. Tener presente siempre la información de contexto que la cámara puede estar transmitiendo.
  3. Mantener el equipo libre de software para evitar activaciones remotas.
  4. Girar la cámara hacia un ángulo muerto cuando no se esté usando porque de esa manera evitamos que, por un descuido o una activación remota, pueda emitir imágenes inadecuadas. Si viene integrada en el equipo, basta taparla con cinta adhesiva o similar.
  5. Si se pretende conocer la identidad del interlocutor y se intercambia con él la imagen de la webcam por unos instantes, se le debe pedir en esos momentos que realice alguna acción particular que nos garantice que no está mostrando una grabación.

¿Y si ocurre qué hago? 

Debemos estar atentos a las señales de alarma  y tener en cuenta lo siguiente: 

  • Pedir ayuda a un adulto .
  • No ceder al chantaje .
  • Limitar la capacidad de acción del acosador.
  • Analizar en qué ilegalidades ha incurrido el acosador y cuáles pueden ser probadas.
  • Buscar y recopilar las pruebas de la actividad delictiva.
  • Formular una denuncia.

Mossos d’esquadra

Contacto con la Unidad de Delitos Informáticos
internetsegura@gencat.cat

Montero, Rocha & Asociados

Contacto en Barcelona:
Antonia Rocha González
Ronda Universitat, 33 2-208007 – Barcelona
T. 93 259 91 98
M 648 70 60 62
antonia@rochagonzalez.com

Tríptico del buen uso de internet.